Griñán y Arenas se reúnen hoy tras dar IU y PA su apoyo total a la gran caja

Que Cajasur no escape de Andalucía es uno de los objetivos. Cajasol y Unicaja tienen 10 días para formalizar la puja.

El presidente de la Junta se reunirá hoy en la Casa Rosa con el máximo representante del PP-A, Javier Arenas, para abordar el proyecto de una gran caja andaluza que lanzó José Antonio Griñán en el Parlamento el pasado jueves y que retoma el proyecto propuesto por el ex presidente Manuel Chaves a principios de 1999. A la cita le precede el respaldo total mostrado ayer por el secretario general de IULV-CA, Diego Valderas, y por la secretaria general del Partido Andalucista, Pilar González, que se entrevistaron por separado con el jefe del Ejecutivo andaluz. Tras casi una hora de encuentro con Griñán, Valderas aseguró que hay acuerdo entre las partes para impulsar que las entidades sevillana y malagueña planteen una puja conjunta para hacerse con Cajasur y evitar que la cordobesa salga del sistema financiero andaluz. Hay que recordar que, además de Cajasol y Unicaja, otras cinco cajas: Caja Madrid, BBVA, Banco Sabadell, BBK y Banca Cívica, han accedido a la segunda fase del proceso de adjudicación de la intervenida Cajasur, tras superar una criba previa en la que participaron más de 40 bancos y cajas. Ahora, una vez analizados los libros de la caja cordobesa y su estado contable, las entidades preseleccionadas deberán formular antes del 8 de julio una oferta vinculante.Después de tildar de «magnífica» la reunión, el coordinador andaluz de IU explicó que existe también entendimiento en relanzar la fusión entre Cajasol y Unicaja, como «paso clave» para conseguir la caja andaluza a la que pretenden incorporar a CajaGranada. Valderas se mostró, en ese sentido, partidario de que estas dos entidades planteen a CajaGranada una oferta «atractiva de fusión fría». El dirigente de IU entregó asimismo a Griñán un «decálogo» en defensa de la gran caja andaluza que se basa en la defensa de su carácter público, en el rechazo a las privatizaciones, en reorientar las inversiones a la obra y la economía social y en que el Banco de España sea «receptivo» a la puja conjunta de Unicaja y Cajasol.Por su parte, la secretaria general del PA, Pilar González, respaldó los planes de la Junta, a la que reclamó que defienda con «uñas y dientes» que la entidad cordobesa se quede en Andalucía. «Una gran caja es la defensa de la autonomía», deslizó. Aunque con condiciones, todo apunta que Arenas se sumará hoy al proyecto de gran caja andaluza, tal y como hizo la semana pasada en el Parlamento. De hecho, el secretario general de esta formación en la comunidad, Antonio Sanz, dijo ayer que Arenas apostaría hoy por que se garantice la «máxima solvencia, la estabilidad y la fortaleza del sistema financiero en Andalucía», por lo que puede ser posible el acuerdo –dijo– para diseñar un modelo financiero «solvente, potente y estable». Griñán convocará también esta semana a los máximos dirigentes de CC OO-A y UGT-A para que se sumen a un posible pacto político sobre las cajas.El PSOE espera que el proyecto se resuelva antes del veranoLa dirección del PSOE-A confió ayer en que antes de las vacaciones quede resuelto el objetivo de lograr una gran caja andaluza, al tiempo que defendió que el presidente de la Junta y secretario general del partido, José Antonio Griñán, ha marcado una hoja de ruta «clara», por lo que espera «altura de miras y razón de Estado» por parte de las demás formaciones políticas. El vicesecretario general del PSOE-A, Rafael Velasco, que hoy se reunirá también con el presidente en la ronda de contactos que éste ha iniciado con los partidos para abordar el objetivo de la gran caja, manifestó que los socialistas acuden a esa reunión «con la mejor voluntad» para lograr el consenso porque es bueno para los andaluces contar con una gran caja que aglutine, a ser posible, a todas las entidades que hay en la comunidad, incluida Cajasur.