MENÚ
viernes 14 diciembre 2018
22:09
Actualizado

La Guerra Civil 1936-1939

El puente aéreo del Estrecho

  • Los Fokker F-VII fueron los primeros aviones utilizados en el puente aéreo del Estrecho
    Los Fokker F-VII fueron los primeros aviones utilizados en el puente aéreo del Estrecho

Tiempo de lectura 4 min.

05 de agosto de 2011. 17:59h

Comentada
7/8/2011

El primer puente aéreo de la historia se gestó de una forma muy original y bastante espontánea en el aeródromo de Tetuán, durante los primeros días de la Guerra Civil española. En una reunión de altos jefes, convocada en las dependencias de aquel aeródromo marroquí, presidida por el general Franco, surgió esta idea.

Los mandos de Aviación española del Protectorado de Marruecos dieron muestras de una gran imaginación y de valentía al sugerir la posibilidad de utilización de los tres trimotores coloniales Fokker F-VII 3m para afrontar el paso por el aire del Ejército de África a la península, en unas fechas en las que nadie había pensado en algo similar con anterioridad, y la propuesta fue aceptada de inmediato por el mando.

El puente aéreo comenzó el mismo 20 de julio de 1936, efectuándose vuelos de los tres Fokker F-VII militares entre los aeródromos de Sania Ramel (Tetuán) y de Tablada (Sevilla). Dos hidroaviones Dornier «Wal» de la Aeronáutica Naval se unieron a este cometido desde un principio, realizando vuelos entre los puertos de Ceuta y Algeciras (Cádiz), y un bimotor Douglas DC-2, procedente de la Líneas Aéreas Postales Españolas, a partir del día 25 de julio, todos ellos con pilotos españoles a los mandos. Para ocupar los puestos de segundos pilotos, muchos de los aviadores presentes en África del Norte y en Sevilla rivalizaron en disputarse una plaza, por lo que el puente aéreo sirvió también como una verdadera escuela de aviones polimotores.

Entre el 20 y 28 de julio de 1936 se trasladaron a Sevilla las 4ª y 5ª Banderas del Tercio, a un ritmo medio de 120 legionarios por día. Los trimotores Fokker F-VII 3m alternaban estos vuelos con otros nocturnos de bombardeo y reconocimiento, hasta puntos tan lejanos como Albacete y Madrid; los pilotos dormían, por turnos, en su asiento de la cabina o en los breves descansos entre los servicios.

Un nuevo aeródromo
El día 29 de julio se habilitó el nuevo aeródromo de Jerez de la Frontera (Cádiz), lo que acortó sustancialmente el viaje, y se incorporó al puente aéreo el primer trimotor Junkers Ju 52 3m alemán, aunque también era volado por pilotos españoles en estos momentos. Ello permitió aumentar la carga y la frecuencia de los vuelos de transporte, ya que el día 30 se transportaron 241 soldados.

En diecisiete días, del 19 de julio al 4 de agosto de 1936, fueron ocho batallones de choque los que fueron trasladados desde África a la Península, de los que seis lo fueron en vuelo y los otros dos en barco, lo que constituía casi el 40% de los batallones existentes en el Protectorado español de Marruecos.

El mando aeronáutico gubernamental, de forma incomprensible, no atacó a los aviones del puente aéreo, pese a los acertados mensajes enviados a Madrid por el jefe del aeródromo de El Rompedizo (Málaga), el teniente Aurelio Villimar. El día 3 de agosto, a las 08,50 horas, el comandante militar de Málaga comunicaba al Ministerio de la Guerra de Madrid:
«Llegaron dos cazas y dos bombarderos de Los Alcázares. Jefe de Escuadrilla observó dos trimotores rebeldes siguen a Granada y lo mismo ocurrió ayer. Todo hace suponer transportan tropas de refuerzo y me dice Jefe de Escuadrilla que un caza lo tiene averiado y el otro lo están reparando. Que no puede impedir el tráfico y es urgente esta misión venga unos días una buena Escuadrilla de caza. Yo creo lo mismo».

Este interesantísimo documento refiere una acertada apreciación del teniente Villimar acerca de la imperiosa necesidad de actuar sobre los aviones del puente aéreo entre África y la península. Su preclara visión estratégica no encontró el menor eco en la Oficina de Mando de la Jefatura de Aviación en la capital, demasiado obsesionada con la defensa de Madrid, manteniendo constantemente los cazas Nieuport 52 sobre la Sierra, en inútiles servicios de vigilancia. No hubo, pues, traslado de «una buena escuadrilla de caza» a Málaga, y los Junkers Ju 52 3m del puente aéreo no se vieron molestados en sus misiones de transporte de tropas. Durante esta misma jornada, Villimar solicitaba a Los Alcázares, el envío a Málaga de otros dos cazas Nieuport 52 y más mecánicos. Los vuelos de los aviones del puente aéreo continuaron, durante meses, sin sufrir el más mínimo ataque.

Los Junkers Ju 52
Alemania contribuyó sustancialmente a consolidar el puente aéreo, con la llegada de los primeros trimotores Junkers Ju 52, de los cuales una decena, con tripulación germana, se dedicó partir del 10 de agosto de 1936, en exclusiva a efectuar servicios de transporte de tropas y material de guerra entre los aeródromos de Tetuán, Sevilla y Jerez.

Los Junkers Ju 52 germanos, durante los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre de 1936, transportaron a la península dos Banderas de la Legión y los nueve Tabores de Regulares restantes.


www.gallandbooks.com
 

Últimas noticias