Prostitución por Marina CASTAÑO

Prostitución, por Marina CASTAÑO
Prostitución, por Marina CASTAÑO

Entendemos por prostitución la actividad a la que se dedica quien mantiene relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero. Dicho esto quizá sería oportuno comentar la ley que permitirá a las mujeres iraníes privar de sexo a sus maridos si éstos no les pagan la pensión alimenticia correspondiente, una pensión que se entrega en forma de monedas de oro y que viene especificada en el contrato de matrimonio. No podemos por menos que decir o que pensar que la mujer árabe no se casa, sino que se prostituye; que la mujer árabe, que sería condenada a muerte por lapidación en caso de adulterio, no tiene escrúpulo en vender su cuerpo a un hombre, por muy marido que sea, a cambio de sexo y la ley la ampara, en un país en que las mujeres constituyen la mitad de la población, el género femenino no ha sido capaz de estar en posesión de los mismos derechos que el hombre, llegando a extremos como tener que pedir permiso al esposo para salir a la calle. Tal vez acataron la sumisión como actitud frente al macho dominante porque les vino impuesta. La mayoría de matrimonios son pactados y apenas se conocen hasta el día de la boda. Mucho sentimiento amoroso no debe haber, así que aguantan a un tipo hacia el cual no existen sensaciones ni placer por el dinero que reciben. No hay que olvidar la práctica de la ablación del clítoris a la hembra cuando es niña. Una vez más no puedo por menos que decir: ¡qué suerte haber nacido en el occidente europeo!