CiU Duran aboga por pactar el final de la legislatura

Decir «turno para el señor Duran Lleida» desde la Presidencia del Congreso es sinónimo de abandono general en el hemiciclo. El duelo entre Zapatero y Rajoy es tan intenso que algunos no tienen cuerpo para más.

El portavoz de CiU, Duran Lleida, ayer en el Congreso
El portavoz de CiU, Duran Lleida, ayer en el Congreso

No saben lo que se pierden: el portavoz de los nacionalistas catalanes es casi siempre en el Congreso la voz de la moderación, el realismo y la altura de miras. Y lo demuestra en cada intervención por más que algunos le reprochen que se dedique sólo a la crítica retórica porque cuando llegan las votaciones no deja caer a Zapatero. Ayer no había votaciones. Así que Duran se afanó y sus primeras palabras, inesperadas después de su apoyo a la reforma de las pensiones a cambio de la titularidad de los hospitales catalanes, tronaron en el salón de plenos: «La legislatura está agotada y no hay tiempo ni perspectivas de reactivación de empleo». Dijo más: que el Ejecutivo no ha estado a la altura y que debe abandonar La Moncloa antes de otoño. Nadie espera su apoyo a los Presupuestos para 2012.

Así que marcó el camino a Zapatero: «O cerrarlas reformas más maduras y convocar elecciones inmediatamente después o pactar el fin de la legislatura con medidas consensuadas a corto plazo sobre las políticas activas de empleo y la negociación colectica, entre otras. Su diagnóstico fue letal para Zapatero, a quien le dijo son paños calientes que «han sido demasiados los errores, los fallos y las negligencias». Y añadió que España necesita un horizonte a medio plazo que el PSOE ya no le puede ofrecer. Pero las críticas del catalán no quedaron en las filas socialistas, sino que las extendió a un PP al que acusó de «gran irresponsabilidad respecto a temas fundamentales, de política de Estado». Ambos, a su juicio, han pensado más «en las próximas elecciones». Tan preocupado dijo estar por los errores del Gobierno como por un partido de la oposición a punto de convertirse en Gobierno que no estado en los grandes consensos que necesita el país. Pues eso.