MENÚ
miércoles 17 octubre 2018
14:55
Actualizado
  • 1

Un científico japonés fabrica el rostro más real inventado nunca

Affetto el niño-robot al que da miedo mirar

Una mano le retuerce la cara, le presiona en la piel de la frente y le gira el cuello de lado a lado, pero el bebé no se queja y ni siquiera aparta los ojos del objetivo. Aparentemente no tiene ningún rasgo que incite a tenerle miedo, pero su mirada es de lo más inquietante. Sobre todo cuando se comprueba que no tiene cuerpo alguno que la sujete. Se llama Affetto, y es el último robot "made in Japan". ¿Para qué sirve?

  • Affetto, el niño-robot al que da miedo mirar
    Affetto, el niño-robot al que da miedo mirar

Tiempo de lectura 2 min.

20 de febrero de 2011. 11:54h

Comentada
21/2/2011

A juzgar por el nombre que recibió en el bautizo ("Afecto" en italiano) parecería que Hisashi Ishihara y su equipo de investigadores de la universidad japonesa de Osaka pretendían inspirar ternura con su última creación. Pero basta con mirar fijamente a los ojos del bebé para comprobar que no es del todo así.

Affetto es un robot compuesto por una cabeza modelada a semejanza de la de un niño de entre 1 y 2 años (del resto del cuerpo no hay noticias) y creado para estudiar la interacción y las reacciones que se producen entre las personas y un robot que parece prácticamente humano.

¿Miedo o ternura? ¿Rechazo o "affetto"? ¿Qué sentimiento nos despierta? Eso es precisamente lo que pretende determinar el experimento, partiendo de una teoría llamada "valle inquietante", elaborada por el robotista japonés Masahiro Mori y según la cual la respuesta emocional de una persona ante un robot de apariencia humana pasa de la empatía inicial a la repulsión y el rechazo y desde ahí de nuevo a la cercanía similar a la que mantiene con otros humanos, quizás tras asumir que se trata prácticamente de "uno de los nuestros".

El "valle inquietante" es precisamente ese lapso de tiempo que discurre entre el momento en el que comprendemos, tras la sorpresa inicial, que ese robot "casi humano" es alguien extraño a nosotros con el que no podremos tener empatía, y el sentimiento positivo que se genera cuando comprendemos que es tan perfecto que su relación con él puede reportarnos ventajas.

Un mito de la ciencia-ficción
¿Se produce este recorrido de "me gusta-no me gusta-me gusta" en este caso? Generalmente, cuando el invento se queda a medio camino, los humanos preferimos un robot que no tenga ningún parecido con nosotros, quizás para sentirnos más seguros. Otra cosa es saber qué ocurrirá cuando nazca el primer robot con apariencia totalmente humana, un mito de la ciencia ficción y de momento lejos de nuestro mundo.

La cara de Affetto está hecha de silicona moldeable que asemeja la piel y reproduce las expresiones humanas. Sus creadores le instalarán en breve cámaras en las cuencas de los ojos, micrófonos y sensores táctiles bajo su piel. Los científicos creen que cuando esté perfectamente equipado los humanos, y especialmente los niños, interactuarán de forma más natural con él. Será curioso comprobar cuál será la reacción de un bebé, real en este caso, cuando se encuentre, cara a cara, con Affetto.

Últimas noticias