Los pacientes deberán esperar más para operarse debido a los recortes

El presupuesto sanitario se recorta un 10 por ciento, a la espera de que se aprueben la cuentas de la Generalitat.

El conseller de Salut, Boi Ruiz, anunció ayer «su plan de medidas urgentes para la sostenibilidad del sistema sanitario público».
El conseller de Salut, Boi Ruiz, anunció ayer «su plan de medidas urgentes para la sostenibilidad del sistema sanitario público».

BARCELONA- «No tenemos dinero, ni podemos endeudarnos». Ante este escenario «sin precedentes» y tras más de dos meses de silencio, el conseller de Salut, Boi Ruiz, convocó a los medios de comunicación para transmitir su «plan de medidas urgentes para la sostenibilidad del sistema público». Ruiz pidió «sentido común y esfuerzo a todos» para hacer frente a la situación que en breve iba a anunciar.

Sin embargo, el conseller concretó poco. Eso sí, quiso dejar claro que «no se pondrá en riesgo la calidad de los servicios y nadie se sentirá excluido del sistema». Pero, lo cierto es que Salut debe recortar sus gastos un 10 por ciento respecto de 2010, esto es unos 1.000 millones de euros. Y eso sin que se hayan concretado aún los presupuestos de la Generalitat.

A corto plazo, los pacientes verán traducido este recorte en que deberán esperar más para ser operados –siempre que la cirugía no sea urgente, recalcó Ruiz– y sólo en casos justificados serán derivados a los especialistas –ya que se quiere descongestionar la atención hospitalaria y potenciar el papel de los centros de atención primaria (CAP)–.

A largo plazo, los ciudadanos se verán obligados a desplazarse «un poquito más lejos» para recibir asistencia. La conselleria quiere reordenar y concentrar los servicios según su tipología y las necesidades de los territorios y aumentar la productividad de los centros. Así, Salut da carpetazo a un modelo de «proximidad geográfico» para implantar otro «basado en centros sin paredes ni papeles» en el que el conocimiento y las pruebas diagnósticas «circulen» mediante las nuevas tecnologías. Y a medio plazo, los efectos dependerán de cada CAP, ya que en pro de su «autonomía de gestión» serán los encargados de determinar cómo «hacer más con menos».

El PP e ICV criticaron las medidas por privilegiar la sanidad privada frente a la pública.


Medidas de choque y estructurales contra la crisis y el déficit
- PROFESIONALES
La consigna del departamento de Salut es
«más productividad con menos» recursos y menor volumen de actividad contratada. El conseller anunció ayer que en breve convocará una cumbre de profesionales para hablar de la actual situación. Los sindicatos llevan días advirtiendo que los profesionales no pueden ser los perjudicados por la crisis.
- INFRAESTRUCTURAS
Del plan de Inversiones previstas por el tripartito
hasta 2013 sólo el 40 por ciento verá la luz en los próximos años. El conseller no concretó qué infraestructuras se construirán. «El problema no es la inversión sino el gasto que genera su funcionamiento», sentenció Ruiz. La viabilidad de los proyectos pendientes se acordará con la Federación y la Asociación de municipios.
- ADMINISTRACIÓN
Los gastos de la administración se reducirán en un 50 por ciento, según la consellería de Salut. Asimismo, el departamento pretender disminuir su estructura en un 25 por ciento y no cubrirá las vacantes en pro de las nuevas tecnologías. Un caso concreto: el Clínic dirigido en época de tripartito por cuatro personas lo será ahora por una sola.
- FARMACIA
Para contener el gasto farmacéutico, Salut busca potenciar el consenso sobre coste-efectividad de cada fármaco y «mejorar la eficiencia» de la prescripción. Además, se potenciarán el uso de genéricos. Por otro lado, el Govern buscará acuerdos de financiación con la industria farmacéutica y volverá a acordar el precio de los medicamentos.
- GOBIERNO
El conseller aseguró ayer que el Govern cumplirá con la cartera de servicios «tanto con el catálogo propio como el impuesto por Madrid». Ahora bien, la Generalitat exigirá al Gobierno el presupuesto correspondiente a las prestaciones dictadas por el Ejecutivo y se negará a asumir más servicios sanitarios si no llegan acompañados por su correspondiente presupuesto.