MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
12:22
Actualizado
  • 1

El feto antitabaco nuevo icono de las campañas por la vida

El Foro de la Familia anuncia que empleará la imagen que Sanidad ha puesto en las cajetillas para «demostrar lo que es el niño no nacido».
 

  • .
    .
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

03 de junio de 2010. 08:47h

Comentada
Madrid. 3/6/2010

 «Incoherencia». Ésta era la palabra más repetida ayer por las organizaciones a favor de la vida al conocer que Sanidad ha escogido la imagen de un feto de 14 semanas para ilustrar su campaña antitabaco. Tanto Hazteoír como el Foro de la Familia se mostraron «sorprendidos» porque el Ministerio haya escogido precisamente un feto de esa edad como imagen «impactante» para las cajetillas de tabaco, ya que 14 son también las semanas con las que la nueva Ley del Aborto, que entra en vigor en un mes, permitirá interrumpir el embarazo libremente. Sin embargo, lejos de criticar la medida, los pro vida se alegran de que Sanidad defienda la salud del feto y, algunos, han pensado incluso en emplear la misma imagen como icono de cara a las próximas protestas contra el aborto.

Es el caso de Benigno Blanco, presidente del Foro de la Familia, que explicó que la campaña antitabaco «demuestra la irracionalidad científica de la Ley del Aborto». Blanco resaltó que, en su intervención en la manifestación contra el aborto celebrada el pasado mes de octubre «defendí que hay que enseñar al niño no nacido para concienciar a la sociedad». Ahora, asegura, el departamento que dirige Trinidad Jiménez les ha echado una mano con la fotografía del feto, y por ello, en próximas movilizaciones «utilizaremos la imagen para demostrar lo que es el niño no nacido con la autoridad que nos aporta el Ministerio de Sanidad. Al final, nos ayudará en nuestra labor», señaló.

Por su parte, el presidente de Hazteoír, Ignacio Arsuaga, también tachó de «incongruencia» la campaña. «La incoherencia es propia de un Gobierno que no quiere entrar en la cuestión fundamental, que es cuándo comienza la vida. Para Igualdad empieza en la semana 14 y ahora Sanidad nos está diciendo que hay que proteger la vida humana desde antes, por lo que le pide a las madres que no fumen», afirmó. En su opinión es contradictorio que «el Gobierno proteja más la salud de un feto que su propia vida». Sin embargo, Arsuaga prefiere ver «el lado positivo», que a su juicio consiste en que «esto servirá para abrir los ojos a la gente».

Un sesgo negativo

Pero no todos los pro vida ven la campaña con buenos ojos. Para Nicolás Jouve, uno de los científicos autores de la «Declaración de Madrid», el documento en el que cientos de profesionales reclamaban que la vida humana se considere como tal desde el momento de la concepción, la imagen del feto en la cajetilla es «utilitarista y horrible». Desde luego, «no es la más apropiada para el objetivo de que no se fume». Jouve cree que «han utilizado el feto para atacar a los fumadores igual que las imágenes de tumores. Se asocia una imagen de un feto en desarrollo, que no tiene nada de malo, con algo negativo». Para este especialista hubiera sido más lógico escoger, por ejemplo, la imagen de un bebé prematuro (como hacen otros países), para alertar «de lo que pude ocurrir si se fuma».


«Puede herir sensibilidades»

Si para las entidades pro vida la imagen del feto es «incongruente», pero puede servir a sus intereses, los más críticos con la reforma de la Ley Antitabaco creen que es un error mezclar fetos con cajetillas. Javier Blanco Urgoiti, portavoz de Fumadores por la Tolerancia, considera que las imágenes que se incluirán en las nuevas cajetillas de tabaco y, más en concreto, la del embrión «pueden herir sensibilidades de gente concienciada sobre la interrupción del embarazo». A su juicio, «en la búsqueda del impacto a cualquier precio, como ocurrió con algunas campañas de Tráfico, se les ha vuelto a ir la mano».

 

Las clínicas abortistas arañan semanas a la ley


La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del  Embarazo (ACAI) pidió ayer al Ministerio de Sanidad que especifique cómo se miden las semanas de gestación de una embarazada porque «podríamos entrar en un conflicto de interpretación», explicó su presidente, Santiago Barambio. La norma, que entrará en vigor el próximo 5 de julio, establece que se puede abortar libremente hasta las 14 semanas y hasta las 22 cuando se puedan aducir motivos de salud. Sin embargo, actualmente hay diferentes maneras de medir las semanas de embarazo. Según la OMS, la gestación empieza en el momento en que finaliza la anidación, es decir, cuando el óvulo fecundado establece relación con la madre. Pero los ginecólogos en España hablan de semanas desde el primer día en que se dejó de tener la menstruación (amenorrea). Es decir, 14 semanas de gestación podrían ser 16 de amenorrea. «No es lo mismo si se empieza a contar a partir de la última regla, de la fecundación o del inicio de la gestación», dijo. Para Barambio, esta indefinición abre un plazo de una o dos semanas  que, según como se interprete, «puede convertir a un profesional médico  en un delincuente», por lo que «pedimos al Ministerio que la nueva ley lo aclare» en el reglamento de la ley del aborto que ultima ahora.

ACAI presentó ésta y otras peticiones al secretario general del Ministerio de  Sanidad, José Martínez del Olmo, con quien mantuvo ayer una reunión  sobre la normativa que desarrolla la Ley de Salud Sexual y Reproductiva.
 

Últimas noticias