EL ANÁLISIS: Será posible vivir sin un órgano vital

La intervención se llevó a cabo el pasado 4 de mayo. Un mes más tarde, después de la rehabilitación, el paciente fue dado de alta
La intervención se llevó a cabo el pasado 4 de mayo. Un mes más tarde, después de la rehabilitación, el paciente fue dado de alta

- ¿De qué está hecho el corazón artificial que se ha implantado a un paciente en el 12 de Octubre?
–De titanio pulido. Las cánulas son de un material de injerto vascular (PTFE), pero los injertos vasculares también están recubiertos de microesferas de titanio. Se emplea este material porque es muy poco trombogénico, no provoca trombos.

- ¿Existe riesgo de que su organismo lo rechace?
–No, porque no se trata de un órgano vivo. Es como una prótesis de cadera o cualquier otra prótesis. Por eso, a diferencia de los trasplantados, no tiene que tomar medicación inmunosupresora de por vida: sólo tiene que tomar el tratamiento contra su patología cardiaca.

- ¿Podría este dispositivo sustituir por completo al corazón del enfermo?
–Éste no, pero en un futuro, aparatos más sofisticados sí podrán hacer que un paciente llegue a vivir sin corazón. Éste sólo le apoya el lado izquierdo del órgano, que es el más importante, y que no es poco, pero no sustituye la función del lado derecho. Lo mejor en un paciente de este tipo siempre es que reciba un trasplante, pero en el caso de este enfermo no era posible, por su edad y por sus patologías previas.

- ¿Se podrá llegar a vivir sin corazón en el futuro?
–Hace como una década ya se probaron dispositivos para sustituir ambos ventrículos del corazón. Fue en una veintena de pacientes, y todos tenían una probabilidad de muerte del 100 por ciento en un plazo de un mes, así que era su única opción. En estos casos, se les extrajo directamente el corazón y se sustituyó por el dispositivo artificial. Alguno llegó a vivir casi un año, pero sólo fue un ensayo que hoy por hoy no se aplica. Estas cosas van muy despacio, y aún falta tiempo para que se pueda vivir sin este órgano vital.

- ¿Qué esperanza de vida tiene el paciente al que han implantado el corazón artificial?
–Vivirá lo que su biología le condicione, es decir, lo que marque su edad y sus enfermedades previas. El corazón artificial no le va a acortar la vida, al contrario, le permitiría vivir muchos años, porque dura hasta una década y, pasado ese tiempo, se podría sustituir por otro.