La Hermana Nancy Kellar predicadora de la Asamblea de la Renovación Carismática

Miembros del grupo en un momento de alabanza al Señor
Miembros del grupo en un momento de alabanza al Señor

MADRID- Alrededor de ochocientas personas llegadas de varios puntos de España, bajo el lema de «Este es mi hijo amado, escuchádle», se reunieron ayer en el Palacio Municipal de Congresos del Campo de las Naciones en Madrid,para celebrar la asamblea anual de la Renovación Carismática, donde los protagonistas, son los cantos, la alabanza al Señor y las lecturas de salmos bíblicos.
 
Esta Renovación es uno de los movimientos más extendidos en la Iglesia Católica, y que este año han contado con la presencia de una invitada excepcional, la Hermana Nancy Kellar.


«Siempre hay más»
La Hermana Nancy ha sido la encargada de explicar cómo hay que vivir la palabra de Dios y de cómo hay que dejar que su Espíritu nos traspase desde la cabeza hasta el corazón.
Aunque el mensaje principal que Nancy Kellar ha querido transmitir a todos los que se encontraban allí presentes era que «nunca hay que conformarse con lo que tenemos porque siempre hay más. Siempre hay más amor, más Espíritu Santo, y sobre todo, no es una expresión de una sola vez, sino que tiene que ser constante, para que Jesús este presente en nosotros cada día y llegue hasta lo más profundo de nuestros corazónes».