MENÚ
miércoles 21 agosto 2019
01:01
Actualizado

TRASPASO DE PODERES

Interior hace el informe sobre ETA sin contar con Policía y Guardia Civil

No se ha consultado a expertos de la Comisaría General de Información y de la Unidad Central 1 de la Benemérita.  El Ministerio quiere transmitir una imagen más «idílica» de la situación que la que tienen los expertos antiterroristas

  • Los expertos consideran que aún queda mucho trabajo por hacer con ETA y que hay que actuar con astucia.
    Los expertos consideran que aún queda mucho trabajo por hacer con ETA y que hay que actuar con astucia.

Tiempo de lectura 4 min.

28 de noviembre de 2011. 04:19h

Comentada
28/11/2011

MADRID-El Ministerio del Interior está elaborando un informe sobre la situación de ETA –que se hará llegar al PP dentro del proceso de traspaso de poderes–, para el que no han sido consultadas las unidades operativas centrales de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía, ni las que trabajan en el norte, según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas.

La redacción del texto del informe habría sido encargada a los asesores que trabajan en el Ministerio y en los centros de coordinación dependientes de Interior.

No es un secreto que las personas destinadas en estos departamentos han mantenido opiniones (sobre la situación de la banda y sus posibles actuaciones futuras) que difieren de las que defienden los responsables de las unidades operativas. Todos ellos son grandes profesionales, con experiencia acreditada. Pero los primeros confían más que los segundos en las supuestas buenas intenciones de ETA y su entramado al anunciar el cese armado.

Cercanía al poder
La cercanía al poder ha hecho, según las citadas fuentes, que se hayan magnificado las bondades de la política que ha seguido el equipo de Pérez Rubalcaba y de Antonio Camacho (el actual ministro, tras la dimisión del primero para presentarse a las elecciones), hasta el punto de transmitir que ETA estaba derrotada, poco menos que en huida abierta, y que por eso había anunciado el alto el fuego, primero,  y después el cese armado. Todo esto sucedía en pleno periodo preelectoral y durante la campaña, en la que fueron numerosas las referencias, en mítines y entrevistas, a que Rubalcaba era quien había conseguido acabar los terroristas.

La mala situación operativa de ETA es un hecho, pero de ahí a darla por enterrada o desaparecida hay un trecho, según las citadas fuentes, que subrayan la importancia de que los informes que se le hagan llegar al Partido Popular respondan a la realidad.
«Ya no hay que vender lo bien o mal que lo ha hecho unos y otros. Los electores han votado y ahora lo importante es desarrollar una estrategia antiterrorista que permita acabar para siempre con ETA, sin atajos, con respeto a las víctimas y a la legislación vigente», agregaron. Durante la campaña, e incluso después de las elecciones, se han podido leer «filtraciones» y escuchar las opiniones de algunos «tertulianos», en las que se decía que ETA estaba infiltrada a todos los niveles, que no podía hacer un movimiento sin que Interior lo supiera; y que, si hubiera una negociación –según llegó a asegurar un «tertuliano»– los que se sentarían en la mesa por parte de la banda serían guardias civiles. Si esto fuera cierto, no se debería revelar nunca por razones obvias, pero dista mucho de la realidad.

La opinión de los expertos que ha consultado este periódico es que queda mucho trabajo por hacer y que, en estos momentos, lo mejor es actuar con inteligencia, con astucia y sin prisas. Que sea ETA y su mundo los que se tengan que mover. Por eso, parecen fuera de lugar iniciativas como la del lendakari Patxi López, de pedir a Mariano Rajoy que ponga en marcha una política penitenciaria para los reclusos de la banda (con el acercamiento a cárceles del País Vasco, como primera medida) y legalice a las formaciones del entramado (Sortu). Además, el anuncio lo hizo López al día siguiente (y lo reiteró ayer domingo) de las declaraciones del presidente del PSE, Jesús Eguiguren, en las que amenazaba al PP si no seguía el «proceso» con ETA.

Inciertos resultados
«Da la sensación de que las cosas sobre el final de ETA no estaban tan atadas como se decía durante la campaña y ahora pretenden que sea el PP el que continúe con la misma estrategia, de inciertos resultados», subrayaron.


LA LUPA
Patxi López considera que «ha llegado la hora de acercar presos»

El lendakari Patxi López considera que «ha llegado la hora» de hacer gestos con los presos de ETA, como el «acercamiento» a cárceles próximas a sus domicilios, la reinserción «a quien corresponda» o el acceso al tercer grado para los reclusos enfermos. Todas estas medidas se pueden llevar a la práctica «sin que nadie se salte la Ley o la legalidad», según precisa en una entrevista que publica ayer «El Correo». López indica que trasladará estos planteamientos a Mariano Rajoy cuando el líder del PP acceda a la presidencia del Gobierno y se muestra convencido de que el nuevo responsable del Ejecutivo español «empujará hacia la paz». También se refiere a la ilegalizada Sortu y expresa su confianza en que los tribunales declaren legal a esta formación de la izquierda abertzale y «como tal, entre en la arena política». En cuanto a Jesús Eguiguren, asegura no compartir sus críticas sobre cómo se ha gestionado desde el PSOE todo lo relacionado con la paz en Euskadi.

Últimas noticias