Grecia condena a la UE a una tensión límite

La Razón
La RazónLa Razón

La incapacidad de los partidos griegos para pactar un gobierno de coalición provocó ayer la convocatoria de nuevas elecciones en junio. La fragmentación y la radicalidad de la mayoría del Parlamento presagiaba lo peor. Los grupos minoritarios han preferido llevarse por delante los intereses generales a los propios. Este escenario prolongará las tensiones y condena a Europa a un periodo de inestabilidad muy peligroso, en el que los países periféricos llevan las de perder. Europa debe plantearse ya hasta cuándo podrá aguantar el pesado lastre griego.



La auditoría del BCE, una decisión positiva
El Banco Central Europeo (BCE) participará en la auditoría independiente de los balances de la banca española. Esta decisión reforzará la credibilidad del resultado final del análisis sobre el nivel de toxicidad y de la exposición al ladrillo de nuestro sistema. Cualquier iniciativa que logre disipar dudas camina en la dirección correcta y la participación del BCE, como garante riguroso y objetivo, es una respuesta inteligente y oportuna que se traducirá en la confianza que España necesita.



El deber y la necesidad de atender a la familia
El informe del Instituto de Política Familiar sobre la familia en 2011 evidencia el agravamiento de los problemas de la institución. España sufre un invierno demográfico sin precedentes y es el país europeo que más rápidamente envejece, con un déficit de natalidad acuciante. Además, es junto con Portugal el Estado de la UE cuyas prestaciones llegan a menor número de familias. Urge un cambio por justicia y necesidad con una institución que vertebra la sociedad y que la está sosteniendo contra la crisis.