Caída al vacío

Dirección y guión: Guy Moshe. Intérpretes: Josh Hartnett, Woody Harrelson, Ron Perlman, Demi Moore. EE UU, 2010. Duración: 118 minutos. Acción.

La RazónLa Razón

Mezcla bastarda de «Sin City» y «Dick Tracy», «Bunraku» trata a sus personajes como siluetas en un escenario de sombras, rindiendo homenaje a la tradición del centenario teatro de marionetas japonés que figura en su título. A Guy Moshe sólo le importa orquestar un ampuloso panaché estético que juega con los estereotipos del western, el cine mafioso, el cómic de superhéroes, las películas de samuráis y de artes marciales, sin buscar otra coherencia que el capricho de vomitar cine con una montaña de referencias pop que no se han digerido debidamente. Robert Rodriguez sabía que lo artificioso debe resultar orgánico. Moshe no ha aprendido la lección: los giros de guión, por llamarlo de alguna manera, quedan camuflados bajo el peso de un aparatoso artificio, que se abre como un libro infantil desplegable o como un videojuego, con sus niveles narrativos y su viaje heroico, sin que lo que hay dentro consiga interesar lo más mínimo. Crónica de una doble venganza situada en un mundo apocalíptico en el que las armas de fuego han sido sustituidas por la lucha cuerpo a cuerpo, «Bunraku» ignora la reivindicación de lo físico implícita en su propuesta argumental para hundirse en el vacío del imperio digital.