MENÚ
martes 17 septiembre 2019
00:13
Actualizado

La mayoría de países europeos tiene cadena perpetua revisable

La sociedad reclama mayor firmeza ante casos como el de José Bretón

  • El preso debe cumplir la totalidad de la pena y demostrar que puede reinsertarse para poder quedar en libertad
    El preso debe cumplir la totalidad de la pena y demostrar que puede reinsertarse para poder quedar en libertad

Tiempo de lectura 4 min.

30 de agosto de 2012. 02:52h

Comentada
30/8/2012

Madrid- El lunes, cuando el informe del forense Etxeberría afirmaba que los huesos encontrados en la hoguera de Las Quemadillas eran humanos, las redes sociales comenzaron a agitarse. Mostraron su repulsa hacia José Bretón. Pedían la cadena perpetua y se comparaban las normas de países como Estados Unidos, donde existe la pena de muerte, u otros estados europeos que contemplan la cadena perpetua.

 Y es que si condenaran ahora a  José Bretón, padre de Ruth y José, por el asesinato de sus hijos en Francia la estancia en prisión se acercaría a los 30 años de prisión, mientras que en nuestro país, las penas no superarían los 20 años en este tipo de casos. «Un simple delito de asesinato debería penarse con 25 años de cárcel», asegura Enrique López, magistrado de la Audiencia Nacional. «La cadena perpetua ayudaría a establecer penas más duras», sugiere. 
Sin embargo, aclara el magistrado, el espíritu de esta medida es disuadir a los delincuentes de cometer actos delictivos de esta naturaleza. En cambio, «en este caso, si existiera cadena perpetua revisable, no le hubiese disuadido  porque estamos ante un delincuente reafirmado».

Casos mediáticos
Siempre que surgen casos tan mediáticos como la desaparición de los menores de Córdoba o la muerte de la joven sevillana Marta del Castillo o el de Mari Luz Cortés, los ciudadanos se echan a la calle para reclamar una mayor firmeza con los responsables por parte de la Justicia. «Cuando hay un suceso de este tipo y la sociedad no ve proporcionada la pena se produce el debate. Sin embargo establecer la cadena perpetua es una opción legislativa que ningún gobierno ha querido afrontar», sostiene López. De hecho, los padres de Mari Luz y Juan José Cortés han visitado en varias ocasiones La Moncloa para que se revisara la legislación y han visto como las promesas obtenidas no se han llegado a cumplir. Es más, han entregado más de tres millones de firmas en el Congreso de los Diputados para poner en marcha una Iniciativa Legislativa Popular, que tampoco logró el respaldo de los diputados.

Salvo en España, Noruega, Croacia y Serbia, el resto de estados europeos cuentan con la pena máxima «pero no superan los 40 años de encarcelación, así que en la práctica el resultado es el mismo», asegura el magistrado José Luis Requero. 

Tal y como adelantó LA RAZÓN el pasado día 20 de agosto, el Gobierno aprobará la prisión perpetua revisable para terroristas el próximo mes, donde se establecerá que quienes sean condenados a esa pena deberán cumplir un mínimo de 30 años en prisión. Sólo a partir de entonces se revisará su situación.

Para situaciones similares a la de los niños de Córdoba se incluirán «medidas de seguridad» que permitirán que los condenados continúen en prisión al acabar la condena si no hay garantías de que no volverán a cometer delitos de la mismo índole.

 

Recogida de firmas en internet
La plataforma «Justicia para Ruth y José» comenzó el pasado lunes una campaña de recogida de firmas a través de internet para lograr la implantación de la cadena perpetua revisable en nuestro país. De momento, en menos de 48 horas y a pesar de que no ha tenido demasiada difusión, la plataforma ha logrado reunir más de 1.100 apoyos de los internautas. La iniciativa surgió horas después de que Juan David, primo de Ruth Ortiz, se pronunciara a favor de la iniciativa. «A ver quién es el valiente que me dice a mí ahora que una persona que ha cometido un delito como éste no merece la cadena perpetua», dijo.
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs