Díaz se impone a Limones que aglutina a más de un 30% de críticos

Sevilla- Susana Díaz, «animal político», acostumbra a apostar a caballo ganador –con la excepción de Carme Chacón–; había puesto toda la carne en el asador para hacerse con la Secretaría General del PSOE de Sevilla –hasta en las puertas la habitación que hacía las veces de vestuario camerino del candidato crítico había un televisor de plasma con el anuncio fijo de «Parrilladas en vivo», como si fuera una premonición– y ganó. El «Maracanazo» del senador y alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones, no fue posible. El resultado quedó en 263 votos para Susana Díaz Pacheco –el 66,92%– y 130 para Antonio Gutiérrez Limones –el 33,08%–. El cambio de bando de Caballos en relación al último congreso –tras la dimisión de Viera– resultó clave, arrastrando con él a entre ocho y diez delegados. Los llamados «caballistas».

Al término del recuento de la tercera mesa, ya era segura la victoria de Susana Díaz. Limones, en declaraciones a LA RAZÓN, indicó: «¿Recuerdas lo que te dije de quijotes y molinos?». En su primera entrevista con los medios tras anunciar su candidatura, el alcalde de Alcalá de Guadaíra señaló que tan importante como la victoria es «la forma y el fondo». «La victoria moral» es de Limones. «Cabeza alta». «Nadie podrá decir que no fuimos valientes». Su lema «Juntos somos más», no se cumplió. Hubo quien finalmente no se la jugó por los críticos. «No se ha movido mucho el voto», admitió el líder de los críticos.

Muchos sueldos estaban en juego, aunque la votación, finalmente, fue secreta y los sufragios fueron contabilizados uno por uno, escrupulosamente, por el presidente de la mesa, Juan Espadas. Afectado, en principio, Limones se apresuró a salir a felicitar a la secretaria general. Alguno de los suyos, le retuvo. «Antonio, espérate a que finalice el recuento». Pero el diputado Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, con tacto, le indicó: «Si te pido el cuerpo ir ya, ve».
Gutiérrez Limones entró en la abarrotada sala de la candidatura de «Sentir Sevilla». Levantó el brazo de Susana Díaz y felicitó al presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos. Los fieles de Díaz comenzaron a gritar «¡Susana, Susana!». Posteriormente, solicitó «unidad» y se puso a disposición del partido. «Hemos incorporado elementos como el Consejo Municipal» y «llevado la voz de la calle al Congreso», se felicitó, ya más entero, aunque con los ojos visiblemente emocionados. El hombre tranquilo y sensible, en contraposición de la fiera frialdad del «animal político». Susana Díaz resaltó, tras su victoria, que «hoy tiene que ganar todo el PSOE de Sevilla, tras una semana negra, otro Viernes de Dolores –por los anuncios de recortes del Congreso– y un miércoles en el que el Gobierno de la Nación insultó a los parados». «Nos echaremos a la calle», espetó la nueva secretaria general del PSOE de Sevilla. «Desde el lunes, la sede de Luis Montoto estará abierta a todas las agrupaciones». La también consejera de Presidencia habló de «generosidad» y de «arrimar el hombro». «Si me equivoco, corregidme; pero ayudadme», solicitó. «Tenemos que estar a la altura de los que se espera de nosotros».
Antes de comenzar las votaciones, el presidente de la gestora, Manuel Gracia, indicó que llevaba exactamente «cinco meses y un día» en el cargo. Un tiempo, resaltó, de «trabajo intenso». «Veníamos en una situación muy difícil», señaló, rememorando la elección de Rubalcaba y la dimisión de Viera «en medio de una situación convulsa», mientras recordó que contó con 42 días para organizar la campaña electoral de las andaluzas. Dijo encontrar «discrepancias pero compañerismo» y «se ganó en la provincia». Reconoció que «nos ha faltado mejor coordinación regional». «He aprendido que el mito de que el PSOE de Sevilla es el mejor de España es verdad», subrayó.

Por su parte, Díaz habló del «Congreso del cambio», de «paz», de «un nuevo tiempo». «Venimos en libertad para decidir. Libertad para los que apoyan a mi compañero Antonio y para los que me apoyan a mí», mientras que Limones pidió «redimensionar el partido desde las bases».

 

La Ejecutiva Provincial, sin presencia de un tercio del partido
Conocidos los resultados de las urnas, llegó el turno de las negociaciones y de los pulsos entre las facciones de partido. Al final, el sector de los críticos no tuvo representación alguna en la Ejecutiva Provincial, en la que se integran 19 alcaldes de la provincia, aunque si han entrado ocho de ellos entre los 24 miembros del Comité director. Los principales cargos los ostentarán Fernando Rodríguez Villalobos, presidente; Susana Díaz, secretaria general; Carmelo Gómez, vicesecretario primero; Margarita Gutiérrez, vicesecretaria segunda y José Muñoz; secretario de organización.