MENÚ
lunes 17 diciembre 2018
01:57
Actualizado

Los derechos de imagen mantienen el toreo en zona hostil

El G10 unido ante las represalias

  • El G10 unido ante las represalias

Tiempo de lectura 2 min.

30 de enero de 2012. 21:55h

Comentada
31/1/2012

MADRID- Hace tiempo que el toreo se desarrolla en tierra hostil. Nada es lo que parece. Desde que los toreros, a través del G10, amenazaron con reivindicar sus derechos de imagen e intervenir de manera más directa en la gestión (el reparto de la televisión ya no lo decide sólo el empresario) se ha desatado una guerra interna. Por un lado los toreros, las figuras unidas, y el resto de espadas por detrás (muchos de acuerdo, otros bajo la custodia moral del empresario o sin acabar de verlo claro). Más allá, al otro lado, el entramado empresarial también unido y con estrategia definida.
Casas tenía la primera palabra con la creación de Fallas. Y los carteles quedaron a medio camino de la nada. Poca calidad y ausencias notables: Morante y El Juli... Cayetano y César Jiménez, triunfador de las pasadas Fallas... Sí estaban en la lista los toreros con apoderado-empresario: Manzanares, Fandi (Matilla) o Talavante (Martínez Erice)...

Ayer a mediodía el G10 estalló con un comunicado aclaratorio después de la cifras publicadas. «Nos parece sensato que los toreros se repartan el 50% de los ingresos de televisión (...) No hemos reclamado un euro de más a las televisiones. Somos conscientes de la crisis (...) Nos consta que se han producido insólitas alianzas empresariales y pactos corporativos para malograr nuestra iniciativa. Se ha buscado entre nosotros cabeza de turco y van a producirse toda clase de represalias. Pero estamos unidos», puntualizó la nota de prensa firmada por Ponce, Morante, Jiménez, El Juli, El Fandi, Manzanares, El Cid, Perera, Cayetano y Talavante.

Folqué, en representación de ASM (empresa gestora de los derechos de imagen de los toreros), también intervino en esta guerra de comunicados al calor de la declaraciones hechas por Simón Casas, empresario de Valencia. «Hemos planteado un paquete audiovisual de un máximo de diez puestos (...) respondían al criterio con el que había hecho ferias anteriores. Y se  garantizaba la presencia de figuras». Meses después, queda claro que la herida  sigue abierta. La polémica continúa en Sevilla y Madrid.

 

Fundación para reinvertir en la Fiesta
«Tan preocupados estamos con la situación de la Fiesta que hemos acordado la creación de una Fundación para reivindicarla y defenderla en su dimensión cultural, sociológica y educativa. Vamos a financiarla con el dinero recaudado que nos deparen los eventuales derechos audiovisuales», aclaraba el comunicado del G10.  Acerca de los propios derechos de imagen: «El problema no es económico ni cuantitativo. Es cualitativo. El reparto de los ingresos de televisión no reconoce equilibradamente el protagonismo ni la exposición de los toreros».

Últimas noticias