MENÚ
martes 22 octubre 2019
02:24
Actualizado

Incluye a cabecillas de la etapa más sanguinaria de la banda

ETA completa con el sector duro la representación de sus presos

Tiempo de lectura 2 min.

17 de junio de 2012. 03:05h

Comentada
17/6/2012

MADRID- ETA prosigue con su estrategia de retomar el control de su entramado, ante la falta de avances en el «proceso», que Batasuna, con el consentimiento de los cabecillas de la banda, pactó con nacionalistas y socialistas la anterior legislatura. Tras el último comunicado, en el que amenazaba con «alargar el sufrimiento» y generar situaciones de «bloqueo», ha designado una representación de sus presos, en la que ha incluido a los del sector más «duro» y «ortodoxo» para lanzar el mensaje de que no va ceder en sus pretensiones de lo que llaman una «salida negociada al conflicto», según fuentes antiterroristas, consultadas por LA RAZÓN.
El diario «Gara» dio a conocer ayer a los 14 miembros que completan la representación (20 en total) del «Colectivo de Presos» (el EPPK), en el que, entre otros individuos, ha incluido a José Javier Arizcuren, «Kantauri», que llegó a ser jefe «militar» de la banda y formó parte de varios «comandos», con numerosos crímenes.

«Kubati», «Yoyes», «Mobutu»...
También está José López Ruiz, «Kubati», famoso por el haber perpetrado varios asesinatos de miembros del Ejército y de las Fuerzas de Seguridad, además del de la etarra que se había reinsertado Dolores González Catarain, «Yoyes»; Alberto López de la Calle, «Mobutu», que desempeñó responsabilidades en el entramado criminal etarra, al igual que Asier Oyarzábal y Ainoa Múgica, que también forman parte de la dirección carcelaria. Cuando la banda anunció el nombre de los seis que encabezan la representación, los expertos ya advirtieron de esta toma de control, que ahora se completa con individuos que formaron parte de la dirección de «Batasuna» en la época más dura, ajena por completo a las tesis posibilistas de los que dirigían el entramado proetarra hasta la victoria del PP en las generales y el consiguiente parón del «proceso», diseñado para que los presos salieran, los etarras en la clandestinidad quedaran impunes y las Fuerzas de Seguridad fueran expulsadas del País Vasco y Navarra, que conformarían un nuevo «estado».

El EPPK ha incluido, además, un comunicado en el que exige que se levanten» las medidas de excepción, acometiendo por ejemplo la repatriación de los presos políticos vascos.

 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs