Recibe el alta el joven que sobrevivió al estramonio en la «rave» de Getafe

A.L.G., el joven de 20 años que fue ingresado el domingo con pronóstico grave por la ingesta de alcohol y drogas durante una fiesta clandestina en una finca abandonada de Getafe, ha recibido al mediodía de hoy el alta médica del Hospital Universitario de la misma localidad.

La finca abandonada donde se celebró la fiesta
La finca abandonada donde se celebró la fiesta

 

Los análisis realizados al herido han revelado que había consumido gran cantidad de droga y estramonio -planta muy venenosa de efectos alucinógenos-. Han dado negativo al resto de sustancias estupefacientes, a pesar de que sus amigos manifiestan que también ha consumido 'speed', una droga sintética anfetamínica.

La Policía Nacional ha conseguido hablar con Alvaro, que ha confirmado la versión de que habían estado en una fiesta 'rave' y allí "sospechaba que alguien le había echado algo en la bebida", han indicado las mismas fuentes.

La Policía Judicial de Getafe, que es la que se ha hecho cargo de la investigación, ha descartado ya la aparición de nuevas víctimas relacionadas con el consumo de drogas en la citada 'rave', según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Hallazgo de los cuerpos
Los cuerpos de los dos jóvenes fallecidos fueron hallados el sábado en las cercanías de un río del barrio de Perales del Río de Getafe, separados por varios cientos de metros y varias horas de diferencia, sin que en ellos hubiera señales de violencia. A.L.G. y otro amigo lograron llegar al hospital y, en el caso de A.L.G., ser atendido en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario de Getafe, que hoy ha abandonado.

La principal hipótesis de la Policía es que los dos jóvenes murieron por sobredosis, ya que según los primeros análisis practicados, habían ingerido alcohol y estramonio, aunque este extremo deberán confirmarlo las autopsias. Tras conocer el suceso, el Ayuntamiento de Getafe ha afirmado que estas fiestas "ilegales"vienen "de lejos"y ha anunciado que tomará "medidas"para evitar que vuelvan a organizarse celebraciones en las que los jóvenes suelen mezclar drogas y alcohol con música house, techno y trance.

Fuentes municipales explicaron a Efe que el anterior Gobierno municipal, del PSOE, conocía "desde hace mucho tiempo"que en esa finca abandonada se celebran fiestas "ilegales", pero no hizo nada. La Policía Nacional continúa investigando el suceso, en el que no cree que haya resultado afectado ningún otro joven.