Fallece el transformista Paco España

El transformista canario Paco España ha fallecido en Las Palmas de Gran Canaria a los 66 años, según ha informado su familia.

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Llegó a cobrar hasta medio millón de pesetas de la España de los años 70 por ver cómo se transformaba en celebridades como Lola Flores o Paloma San Basilio y pasó los últimos años de su vida en la indigencia, acosado por el alcohol y las drogas, que precipitaron su final. Francisco Morera García, más conocido como «Paco España», falleció ayer en Gran Canaria a causa de un cáncer a los 67 años de edad.


«Paco España» fue muchas otras sin dejar de ser él mismo: un hombre torrencial, temperamental y excesivo, que se reinventó para convertirse en una estrella de las noches barcelonesa y madrileña más canallas de los años 70. Era un varón que jugaba a ser mujer y que realizaba su particular y singular homenaje a las grandes de la canción recreando su vestuario, su forma de moverse y su voz. Muchos sabían de la existencia de Paco España, pero pocos lo reconocían. Admitirlo suponía asumir que se habían frecuentado la noche más clandestina de nuestro país en los años 70.


España inició su carrera de niño en Radio Las Palmas, donde imitaba a Joselito. A los 16 años hizo la maleta y compró sólo el billete de ida para su siguiente destino: Barcelona. No tuvo suerte en sus primeros trabajos, hasta que logró un contrato en el cabaret «Barcelona de noche», que por aquella época rivalizaba con El Molino. Allí nació artísticamente «Paco España». Como él mismo recordaba: «Allí empecé como transformista, todavía salía con pantalones, pero ya iba maquillado de mujer». Poco tiempo después se trasladó a Madrid, donde decidió convertirse en empresario y recorrer España con su «show».
Convertido ya en una estrella marginal –aunque a finales de los 70 y principios de los 80 su trabajo ya recibía el reconocimiento de algunos sectores–, «Paco España» llenaba los teatros y las salas de fiestas. Lo más alabado, su interpretación de Lola Flores, artista a la que admiraba. La propia Lola fue a verle a un espectáculo, aunque su relación tuvo un capítulo bastante tormentoso al ver que, según Lola, España ridiculizaba a su hija Lolita. Con todo, siempre tuvo buenas palabras para ella, ya que fue su musa. «Paco España» no se ahorraba ninguna juerga. A pesar de estar casado y tener dos hijos, tuvo numerosos amantes y hace años rememoraba que, tras terminar su espectáculo, a las dos y media, se pasaba por Boccacio. «Allí conocí a Miguel Bosé, a Lolita Sevilla, a Carmen Sevilla, a Paco Umbral, María Jiménez y Rocío Jurado».


El declive de «Paco España» llegó cuando murió su representante y se enteró de que ninguna de las propiedades estaba a su nombre. Lo siguiente fue echarle de su domicilio madrileño y recalar en Canarias. «Paco España» tuvo una vida discutible y controvertida –para algunos sórdida–, pero no la entendía de otra manera. Eso sí, nunca se imaginó que su final estaría marcado por la miseria.