El copago por Paloma PEDRERO

PALOMAPEDRERO
PALOMAPEDRERO

El 86 por ciento de los médicos de Atención Primaria cree necesario que los pacientes paguen parte de la consulta para evitar las consultas innecesarias. ¿Qué es una consulta innecesaria? ¿No es totalmente subjetivo? Estamos de acuerdo en que las tareas burocráticas, como la emisión de partes de confirmación de baja o ciertas recetas crónicas, no deberían tener que asumirlas los médicos. Pero cuando las personas piden hora a su médico de cabecera porque les duele algo, tienen algún síntoma extraño o, incluso, están somatizando, ¿podemos afirmar que no necesitan hablar con su médico? No sé qué pasa últimamente, pero estamos volviendo al castigo como en los peores tiempos. A la represión. A echar la culpa al débil. Además, eso de llamar copago a lo que realmente es un sobrepago, hoy nosotros ya pagamos el 100 por ciento, es el colmo.
Si la Sanidad pública no funciona es porque a la gente, en especial a los inmigrantes, nos encanta ir a pasar la tarde a Urgencias. Porque es la mar de agradable pedir hora a tu médico de Atención Primaria y estar una o dos horas esperando para una receta. Porque como vivimos en una sociedad sanísima en la que nadie tiene alergias raras, estreses, ansiedades, tumores y otras cosas extrañas, para qué consultar a tu médico. Mejor esperar a estar para los santos óleos a la hora de acudir al ambulatorio. ¡Ésa sí que será una consulta muy necesaria!
Funcionan mal las cosas. Muchos de nuestros mayores, que son los que lógicamente más necesitan de la Atención Primaria, tienen pensiones miserables con las que apenas llegan a fin de mes, ¿copagarían ellos también? Muchos viven solos y sin cuidados. En Madrid, sin ir más lejos, han muerto en soledad 101 ancianos en los últimos 15 meses. A algunos les encontraron muchos días después. ¿No les parece una frivolidad hablar de copago de consultas primarias cuando no somos capaces de resolver semejante tragedia? Vamos, hacer pagar una consulta en la Seguridad Social es un parche como un castillo. Es hacer penar a los que menos tienen. Como siempre.