Detenido el hombre que quemó a Rex

Pepi Rico, vecina de Pinoso, Alicante, reconoce a este periódico que está sufriendo mucho desde que se encontró a su perro con todo el lomo quemado. Nunca imaginó que hubiera sido una persona, y a propósito, quien hiriera a su animal el pasado 27 de abril.

Rex, de 4 años, quedó gravemente herido y con quemaduras
Rex, de 4 años, quedó gravemente herido y con quemaduras

Aparte de las dolorosas heridas, el pelo y la piel que ha perdido y todos los cuidados veterinarios a los que se tiene que someter, el can, mestizo de pequines con salchicha, ya no es el mismo. «Rex ya no tiene esa alegría que le caracterizaba, ahora se esconde detrás de nosotros... Todavía está muy asustado». No es para menos, al perro lo rociaron con líquido inflamable y después le prendieron fuego. Gracias a la movilización del pueblo alicantino, a la Guardia Civil y a Raúl Medina y su «Brigada Azul», el miércoles por la tarde, J. A. P. M, el autor de los hechos, de 31 años, fue detenido. A Pepi Rico no le vale. El miércoles le detuvieron sí, pero el jueves ya estaba en libertad. De hecho, ayer se lo encontró por la calle. Al parecer el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana le tomó declaración y le puso en libertad aunque fue imputado por un supuesto delito de maltrato animal.

«Se le caía el pelo»
Por lo tanto, tiene obligación de presentarse en el juzgado todos los días 1 y 15 de cada mes judicial. Pero Pepi Rico revive las últimas cinco semanas y no puede entender cómo alguien le pudo hacer un acto tan cruel a su mascota. Su perro sobrevivió gracias a que una vecina vio a Rex ardiendo y corriendo por la calle y le apagó el fuego con el agua de un charco. Al día siguiente, un vecino vio al perro metido debajo de un coche, le reconoció y avisó a Pepi. «Pensé que se había hecho daño, se le caía el pelo y estaba completamente negro. Olía como a gasolina, al bañarle me di cuenta de la gravedad y corrimos al veterinario». Tras confirmar sus temores, Pepi y su marido avisaron a la Guardia Civil que se puso en contacto con la «Brigada Azul» de la Fundación Internacional para la Protección de los Animales Raúl Medina. Las pistas llevaron a J. A. P. quien se llegó a jactar de lo que había hecho delante de algunos habitantes de Pinoso y éstos se lo contaron a dicha brigada que se dedica a investigar los casos de maltrato en Alicante. Pepi anhela que Rex se recupere y supere el trauma. Además, espera poder personarse junto a Medina para lograr que el culpable, al menos cargue con los recibos del veterinario. El sufrimiento es ya irreparable, al menos que pague los gastos materiales.

Una historia que se repite
Han pasado diez años y se siguen cometiendo los mismos horrores, Medina, al frente de la fundación Raúl Medina. cuenta a LA RAZÓN que hace diez años denunciaron a unos chicos de Valencia por haber hecho lo mismo, con la gasolina de la moto, a un perro en la plaza del pueblo de San Vicente del Raspeig. «Los sentamos en el banquillo por primera vez en la historia de España». Medina lleva más de una década luchando contra el maltrato animal y no quiere endurecer las penas. «Hemos recogido más de 1.000 firmas y hasta organizamos una concentración en Pinoso hace dos viernes».