Puigcorbé el rey de la televisión

No tiene sangre azul, pero pocos como Juanjo Puigcorbé se han metido en la piel de tantos monarcas españoles, sobre las tablas de un teatro o en un rodaje de cine. Baste recordar el Felipe II que bordó en «La conjura de El Escorial».

Este otoño rematará en televisión su regio doctorado con dos papeles de enjundia: Don Juan Carlos, en la miniserie «Letizia y Felipe», de Telecinco, y Don Juan, el padre del Rey, en «Sofía», «tv-movie» que ultima Antena 3. Tal es el empeño que ambas cadenas han mostrado en las dos series, que no sería extraño que se contraprogramaran y el espectador se topase en un ataque de «zapping» con el «bipolar» actor barcelonés. Algo similar podría ocurrir con Fernando Gil, que ejerce de Don Juan Carlos para Antena 3 y de Don Felipe para Telecinco. «En la gran pantalla he hecho la carrera militar completa, desde soldado raso a rey. Y eso que no hice el servicio militar. Sólo me queda ser emperador: me encantaría meterme en la piel de Maximiliano», bromea.

Genes borbones
Con los mismos genes de dos borbones, se enfrenta a momentos históricos distintos en cada guión. Con el Rey, en cuya piel se metió durante seis semanas, repasa la encrucijada desde que Don Felipe renuncia a Eva Sannum hasta su boda con Doña Letizia, a quien mimetiza Amaya Salamanca. «Don Juan Carlos es un personaje con una gran dificultad porque todo el mundo le conoce y además se aborda un asunto que hasta ahora no se ha tocado: su faceta privada como padre. Y ahí hay que calibrar hasta qué punto es serio o bromista», señala Juanjo, que recuerda lo que pensó cuando Joaquín Oristrell, director de la producción, le ofreció el papel: «¡Vaya encerrona! Los quince días anteriores al rodaje lo pasé muy mal, pero tras una prueba que le pedí y superada la primera jornada que rodé, lo pasé muy bien y a partir de ahí disfruté del papel». Sobre Don Juan destaca que es «una persona de la que sabemos muy poco y del que no hemos visto casi imágenes. Me documenté con el vídeo de la renuncia que está en Youtube y que apenas dura un minuto. A partir de ahí pude rescatar algunos rasgos, como su voz ronca, sus gestos bruscos... que ayudan a entender cómo era. Es un papel más dramático: fue un rey sin reino». Y aunque no se ha puesto en contacto con Zarzuela para preparar los papeles, sí le interesa la reacción del Rey: «Me parece interesante conocer cómo valora la intepretación de su padre, porque ahí lo verá con más objetividad que la percepción que tenga de sí mismo cuando se contemple en televisión».


Voz idéntica
Como un rey. A bordo de un velero y con una copa de champán frente a la costa portuguesa de Cascais, Juanjo Puigcorbé reflexiona sobre el papel de la Monarquía en nuestro país: «Don Juan Carlos es un Borbón de nueva generación que poco o nada tiene que ver con sus predecesores, incluido Alfonso XIII. Es un salto cualitativo importante», comenta durante la jornada de navegación programada por la firma de relojes IWC para presentar la colección «Tributo a Portugal». No se resiste cuando se le pide que inteprete unos segundos al esposo de Doña Sofía. Imposta la voz como si fuera él. Lo suyo le ha costado. El perfil, en cambio, viene de fábrica. Pero de ahí a querer vivir la vida de otro hay un largo trecho que no quiere atravesar. «Preferiría ser un millonario anónimo», comenta.