Los bomberos amenazan con una particular «huelga de mangueras»

Sevilla- Los bomberos anuncian un aumento en la «contundencia» de sus movilizaciones a cuenta de la negociación iniciada con el Ayuntamiento y que, por ahora, se halla lejos de concluir en un acuerdo satisfactorio para ambas partes. Los efectivos de los servicios de extinción de incendios se han encontrado «recortes y ajustes, pero no soluciones» en las reuniones mantenidas con los directores de seguridad y recursos humanos del Consistorio y piden la intervención del alcalde: «Que se implique y tome las riendas».

«Lo cuestionan todo: salario, jornada laboral, los mínimos... todo el servicio», explicó a LA RAZÓN de Sevilla Juan Antonio Ballesta, presidente del comité de empresa, que lamenta que la aplicación del plan de ajuste y la consiguiente ampliación de la jornada laboral a 37,5 horas semanales –ahora trabajan casi 40– supondrá una reducción salarial de 200 euros mensuales «sin nada a cambio». «No quieren buscar soluciones. Hay más imposición que diálogo. Se llegó a un acuerdo con la Policía y a nosotros nos dan largas», agregó, recordando que la aplicación de las 37,5 horas también contempla la «anulación del calendario», lo que complicaría el correcto funcionamiento del cuerpo. Y al mismo tiempo, recordando que «desde el 20 de abril» se incumple el acuerdo alcanzado para la reclasificación, los atrasos y el aumento de personal necesario.

La inmediata medida será «exigir» al alcalde una reunión para obtener «respuestas». «El miércoles –mañana– nos plantaremos en la puerta del Ayuntamiento hasta que nos reciba». Si no recaban el compromiso de Juan Ignacio Zoido, las reivindicaciones se sucederán «en la calle» a partir de la próxima semana, siguiendo el proceder de los policías locales, que acordaron una huelga de «bolis caídos», iniciativa que se tradujo en un radical descenso del número de multas. Posteriomente, en plena Feria, se anunció la entente para aplicar progresivamente la reclasificación demandada y la aplicación del plan de ajuste.

Así, según Ballesta, los bomberos acordaron por mayoría en la asamblea celebrada ayer que «manteniendo la profesionalidad de sus trabajos, se ajustarán a la legalidad de sus tareas», desvelando que hay «muchas actuaciones en las que se interviene sin el protocolo necesario». De hecho, Ballesta puso de ejemplo el uso de productos químicos «no autorizados» para retirar los famosos panales de abejas en la pasada Feria de Abril, aunque la medida afectaría a otras cuestiones más relavantes.

Desde el Ayuntamiento, se sostiene que existe voluntad de diálogo y que se seguirá negociando hasta encontrar una solución favorable para todos, ajustándose a la situación económica del Consistorio y la precaria realidad del país.

 

Revisión de la situación laboral de los empleados del cementerio
 Los empleados municipales del cementerio de San Fernando han recurrido a Juan Espadas para denunciar las «pésimas» condiciones de trabajo que vienen sufriendo por la falta de recursos que permitan desarrollar el servicio de manera «digna». El líder de la oposición fue alertado de una «situación límite» y que pone en riesgo un servicio «básico». Denuncian falta de personal y el Ayuntamiento respondió a través de Asunción Fley que el cementerio «presta servicios con total normalidad» y asegurando que fue el anterior equipo de gobierno, PSOE e IU, el que «abandonó» el proyecto de obras de mejora, «suprimiendo parte del presupuesto restante y desviando esa cuantía a otros cometidos, como Sevilla Global, Giralda TV y Lipasam». Además, anunció que se van a reorganizar los turnos de portería y modificar la RPT, de forma que habrá dos plazas de primer oficial de sepulturero que se suman así a la que ya existe y a las 12 plazas de ayudante de sepulturero que cubren los servicios. Por último, se reunirá con la plantilla para acordar el calendario laboral.