Huracán Aguirre: 972%

La presidenta regional bate récords en su tercera reelección al frente del PP de Madrid con el 97,2% de los votos. Afirma: «Voy a seguir entregándome al trabajo político con más ganas y fuerzas que nunca y para defender mis principios»

Pidió el voto de los 2.495 compromisarios del partido prometiendo seguir entregándose al trabajo político «con más ganas y fuerzas que nunca». Y convenció. Esperanza Aguirre salió ayer reelegida en el XV Congreso del PP de Madrid presidenta de la formación para los próximos tres años por un abrumador 97,2 por ciento; por encima incluso del ya histórico 96,34 por ciento que consiguió en 2008 y mucho más allá del 91,99 por ciento con el que sucedió al frente del PP de Madrid a Pío García Escudero en el año 2004. En concreto, el resultado obtenido fue de un total de 1.958 votos emitidos, de los cuales, 1.903 votaron a favor; 30, en blanco y 25 fueron nulos.

Aguirre llegaba a este cónclave más fuerte que nunca. Sin ninguna candidatura alternativa (al igual que en los dos congresos que ya ganó) y después de cosechar resultados históricos en las últimas elecciones autonómicas, de mayo de 2011, en las que dobló al PSOE en votos y escaños y en las que el PP logró hacerse con la Alcaldía de 140 municipios de los 179 que hay en la Comunidad, entre los que incluso estaban tradicionales feudos socialistas como Alcorcón o Getafe. «No hay ninguna comunidad autónoma donde ocurra esto de que la casi totalidad de sus ciudadanos tienen alcalde del mismo partido», afirmó.

«Luchar mucho»
El Palacio Municipal de Congresos de Ifema registró un lleno hasta la bandera en un clima de consenso e integración no visto hasta ahora. Rodeada de miembros del partido regionales y nacionales, Aguirre hizo balance de su gestión en estos últimos años, de los que destacó los colegios bilingües, el Bachillerato de excelencia, la Ley de Autoridad del profesor, los 12 hospitales nuevos y las ampliaciones de Metro, para asegurar que «los éxitos son las razones que me impulsan a volver a presentarme»; y aunque destacó que «desde el punto de vista electoral quedan pocos éxitos», apuntó que «ahora tenemos una tarea apasionante, difícil y de enorme trascendencia». «Va a haber que luchar muy duro para sacar adelante las imprescindibles reformas que España necesita para salir de la crisis. Y esa es otra de las razones por las que me presento», aseveró. Por ello, añadió, «es más necesario que nunca un partido con firmes convicciones ideológicas y que sepa defenderlas sin complejos y con coraje y valentía».

Aunque la sombra de la subida de los impuestos indirectos planeó por todo el hemiciclo, la jefa de los populares no quiso entrar a valorar este aspecto; al contrario, quiso alinearse al lado del Gobierno y de la «apasionante y difícil» tarea que tiene por delante. De hecho, entre las innumerables razones que escudriñó en su discurso de presentación de candidatura como motivos para optar a la reelección, Aguirre destacó la de «colaborar desde esa responsabilidad a dar un impulso a la vida y a la acción política de nuestro partido en Madrid».

Es más, la tercera vez nombrada presidenta del PP de Madrid advirtió de la «actitud hostil de los socialistas» que, afirmó, es la prueba «de que los próximos meses y años no van a ser fáciles». «Ya estamos viendo cómo los mismos socialistas que han arruinado España y han mandado al paro a cinco millones y medio de españoles están ya acosando y amenazando a Mariano Rajoy».

Declaración de intenciones
En este punto Aguirre realizó una auténtica declaración de intenciones en favor de esta «lucha»: «Me presento para que el partido siga siendo un partido sin complejos, para que nuestro partido no rehuya nunca el debate dialéctico, para que no se resigne nunca, para que quiera y sepa dar siempre las batallas ideológicas y porque ahora que los fracasados socialistas nos atacan, quiero estar en la primera línea en defensa de nuestras ideas, principios y valores.

Por último, Aguirre quiso tener unas palabras de reconocimiento «para quienes dirigieron el partido en los años más difíciles, cuando parecía que Madrid sería siempre un coto cerrado de socialistas y comunistas». Así, se refirió a Carlos Ruiz Soto, Luis Eduardo Cortés y su predecesor en el partido, Pío García Escudero, hoy presidente de honor del PP de Madrid. Además, citó a los que consiguieron ganar por primera vez las elecciones a las dos instituciones más importantes, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid: Alberto Ruiz-Gallardón y José María Álvarez del Manzano, ambos presentes en la sala: «Sin ellos, todos los éxitos que nosotros hemos cosechado habrían sido imposibles», aseguró. Y finalmente hizo hincapié en que, además de todos estos dirigentes, los principales protagonistas de los éxitos han sido los 90.000 militantes del PP de Madrid, a quienes ensalzó al señalar que «no hay en Europa un partido de militantes más generosos, abnegados y entregados que los del PP de Madrid».