La Montana Gallery descubre las joyas de los pioneros del cómic

Expone tiras cómicas originales de 1895 a 1920 de McCay, Opper o Veerbek

«Buster Brown», de R. F. Outcault.
«Buster Brown», de R. F. Outcault.

Barcelona-La galería Montana es la única de la Ciudad Condal dedicada al «graffiti» y el arte urbano. ¿Cabe el cómic dentro de estas directrices? Por supuesto que sí. ¿Y las tiras cómicas de los periódicos estadounidenses de 1905? Sin lugar a dudas. «Todo el arte urbano trabaja bajo los mismos códigos que lo hacían estos dibujantes. Sin embargo, hoy están prácticamente olvidados y rescatarlos para las nuevas generaciones nos parecía una obligación», comenta AnnaDimitrova, responsable de Montana Gallery.
Hasta el 26 de marzo, el centro acoge la exposición «Estados Unidos, 1895-1920: el nacimiento del cómic», que incluye periódicos de la época, del «Los Angeles Herald» al «New York Herald» o «The Detroit News Tribune», con tiras cómicas de genios como Winsor McCay, Richard Felton Outcault, Rudolph Dirks o Bud Fisher.

El primer «Pop art»
Los originales pertenecen a Pascal Hanrion, un coleccionista francés, afincado en Barcelona, que posee cerca de 2.000 originales sacados de los suplementos dominicales a todo color de la época. «La verdad es que la exposición nació por casualidad, por un amigo de un amigo que nos presentó a Hanrion. Vimos en su casa su colección y desde el principio comprendimos que había que hacer algo. Nunca antes se había mostrado estas obras de arte en España», afirma Dimitrova.
Entre las joyas que se pueden descubrir en la muestra está «The upside downs of Lovekins and Moofaroo», de Gustave Veerbek, una absoluta obra maestra del arte secuencial cuyas viñetas se leen primero de arriba abajo y después al revés en una misma historia. La viñeta sólo duró dos años. Según la psiquiatría moderna, era imposible que un hombre hiciese algo así sin volverse loco. «Por el tratamiento de la imagen, el color, la composición, estas obras anteceden 100 años a lo que se hace hoy», concluye Dimitrova.