MENÚ
lunes 17 junio 2019
05:57
Actualizado

La «kale borroka» minera «pronto dejará algún muerto»

Policía y Guardia Civil denucian la «extrema violencia» que se ha apropiado de las protestas en Asturias y León

  • La «kale borroka» minera «pronto dejará algún muerto»

Tiempo de lectura 4 min.

17 de junio de 2012. 00:42h

Comentada
17/6/2012

Madrid- Los mineros están perdiendo la batalla mediática y la legitimidad en sus reivindicaciones como consecuencia de la extrema violencia que están empleando los grupos más radicales. Así lo creen tanto la Asociación Pro Guardia Civil como la Confederación Española de Policía (CEP). Ambos cuerpos critican la «extrema violencia», que ha ido creciendo a medida que la huelga se ha enquistado, y las técnicas «terroristas» a las que están recurriendo los grupos más violentos, que se han hecho con el control de las protestas.  

La CEP asegura que la estrategia asumida por los trabajadores de la minería «sólo está consiguiendo extender la violencia gratuita en Asturias, logrando que las verdaderas reclamaciones del sector pasen a un segundo plano, ocultadas por los métodos que están empleando los radicales». Los agentes entienden que los medios empleados por los mineros en sus protestas suponen «un evidente riesgo para la integridad física de los policías y del resto de ciudadanos, que se están convirtiendo en rehenes de quienes cortan carreteras y vías de comunicación o se dedican al sabotaje» y alertan de que, de seguir empleando estas técnicas guerrilleras cada día más violentas, no tardará en ocurrir «una tragedia con la pérdida de alguna vida humana».

Por eso, la CEP ha advertido de que se personará en los procesos judiciales por agresiones a agentes para «evitar la impunidad» de los hechos. Los agentes advierten de que los grupos de «kale borroka» se han hecho con las protestas y que la violencia sólo puede ir creciendo, por lo que exigen que «cesen sus actos violentos y delictivos y encaucen sus reivindicaciones laborales por vías menos descerebradas».   

Asimismo, los agentes critican la impunidad de estos actos, jaleados incluso por los representantes políticos de las comarcas mineras. «Nadie debería ser comprensivo con estas actitudes, ni reírles las gracias, ni calificar de chiquilladas sus actos, por mucha comprensión que podamos tener con su situación laboral», indica la Asociación Pro Guardia Civil.
Desde el comienzo de la huelga, el Cuerpo Nacional de Policía tiene registrados casi una veintena de hechos violentos sólo en Asturias y en las zonas que corresponden a su demarcación. Lo que al principio eran escaramuzas ha derivado en una guerra de guerrillas cuyo epicentro se encuentra en el Pozo Sotón, en Langreo.

El punto de inflexión se produce el pasado 11 de junio, con el ataque a varias sedes del PP. El hostigamiento ya había comenzado desde la primera manifestación, celebrada el 24 de mayo. Al término de la marcha en Oviedo, unas 1.500 personas se concentraron frente a la sede popular, lanzando huevos contra la fachada. Sin embargo, con el agravamiento del conflicto, los ataques y sabotajes se han ido recrudeciendo. Así, durante la madrugada del 11 al 12 de junio, las sedes del PP de Mieres, Oviedo, Gijón, Avilés y Siero fueron atacadas con similar modus operandi: lanzamiento de pintura negra y huevos, y rotura de cristales. El mismo día 12, con nueve detenidos y dos guardias civiles heridos, comienzan los cortes de las vías férreas con el derribo de un árbol sobre la catenaria a la altura de Langreo. También ese día, un tren Alvia con 101 pasajeros, que cubría el trayecto Gijón-Madrid, tuvo que cambiar la cabina al impactar contra una cadena colgada de una catenaria. El día 13 se producen diversos choques por los cortes de carreteras. Los agentes intervinieron una garrafa de gasolina y cócteles molotov.

El 14, un pasajero resultó herido de gravedad al colisionar un Cercanías con unos troncos a la altura de Serín, y el pasado viernes 15 –la jornada más violenta hasta el momento– hubo barricadas en tres carreteras y tres periodistas y cuatro agentes resultaron heridos, uno de ellos de gravedad.

En León, el conflicto se ha enquistado en Ciñera, en El Bierzo, donde la semana pasada se vivió una batalla campal, y en la comarca de Laciana, con cortes de carreteras y detenciones, pero sin la violencia extrema de Asturias. 

 

Nuevas marchas en Asturias para apoyar a los mineros
Las marchas en apoyo a los mineros de Asturias continúan. Miles de personas –unas 6.000 según los sindicatos– partieron por la mañana de ayer desde Barredos, en Laviana, y desde el campus de Mieres en dirección a los pozos Candín y Santiago, respectivamente, para apoyar a los siete mineros asturianos que permanecen encerrados en dichas explotaciones desde el pasado 28 de mayo en protesta por los recortes del sector. A la llegada se llevaron a cabo concentraciones de apoyo de los trabajadores que permanecen bajo tierra.
 

Últimas noticias