O recorte o quiebra por Sergio ALONSO

O recorte,  o quiebra, por Sergio ALONSO
O recorte, o quiebra, por Sergio ALONSO

La Comisión Europea ha instado al Gobierno a que controle el déficit de las autonomías, disparado casi sin remedio, para ganar credibilidad como país y mostrar unas cuentas saneadas que ahuyenten el espectro de los especuladores. Por si a alguien le quedaba alguna duda, esto significa que los presupuestos de las comunidades para 2012 tendrán que ser aún más restrictivos. Tanto, que tendrá que haber recortes reales en Sanidad. ¿Podrán pagar el próximo año las Administraciones los servicios que ofertan a los ciudadanos con menos dinero que el que han dispuesto en 2011? La respuesta es sencilla: no. Y la conclusión, también lo es: si no hay recortes, a mitad de ejercicio los diferentes feudos volverán a quedarse sin fondos para pagar a proveedores, sufragar las nóminas, costear los trasplantes, financiar la cirugía programada o concluir las obras de los centros de salud.


La tragedia se cierne, pues, sobre el sector, bajo la piedra del necesario equilibrio presupuestario. Para cuadrar el círculo queda sólo pues un camino: acotar lo que se ofrece para que el sistema sanitario no estalle en pedazos. Así de claro es, y el que no quiera verlo, está ciego o trabaja en el Ministerio, cuyos altos cargos todavía van diciendo que en los tiempos pasados la cosa fue peor y se salió adelante casi por inercia. ¡Qué miopía y qué desidia! ¿Habrá redaños para suprimir prestaciones supérfluas, eliminar fármacos-placebo del vademécum, acabar con una política laboral ridícula que impide desplazar facultativos sobrantes de un centro a otro en el que faltan porque las plazas son en propiedad e inamovibles? La respuesta también es negativa, pero no va a quedar más remedio. O se hace esto, o no habrá dinero para pagar nada. Ni los medicamentos innovadores que realmente aportan mejoras terapéuticas, ni tecnología puntera.
Nada.