El cine español ya habla de deducción y no de ayudas

Soplan nuevos aires en el cine español, se notó ya desde la intervención de Enrique González Macho, presidente de la Academia de Cine, que presentó la intervención en el Foro de la Nueva Cultura de Pedro Pérez, presidente de los productores audiovisuales españoles (FAPAE).

El cine español ya habla de deducción y no de ayudas

Entre el cerca de un centenar de invitados no faltaba nadie del panorama audiovisual, desde la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, que fue interpelada sin respuesta por las diversas patatas calientes que tiene sobre la mesa, a Enrique Cerezo, presidente de EGEDA, o Jesús Banegas, presidente de Ametic.
Pérez tituló la ponencia «El sector audiovisual después de la crisis» por las posibilidades que pueden abrirse en esta etapa de cambio tecnológico tras la recesión. El representante de la patronal abordó el espinoso tema de las subvenciones: «Todo el dinero público que llega al cine español significa tan sólo el 18% del total de la inversión en cine», pero quiso cambiar de tercio. Agradeció al Consejo de Ministros que aprobase, el pasado viernes, la prórroga de la desgravación fiscal del 18% a la producción de películas. «Ha despejado el horizonte a propuestas de inversión en películas que ya estaban en marcha», explicó, al tiempo que recordó que la desgravación fiscal en la producción cinematográfica no es una «peculiaridad» española. En este sentido, y para sorpresa de algunos, anunció que la industria estaría dispuesta a estudiar una primacía de las desgravaciones fiscales sobre las ayudas directas al cine en un futuro no muy lejano.

En manos norteamericanas
Más allá de las ayudas, recordó que seguimos en manos de las distribuidoras norteamericanas –su cuota de mercado en España alcanza ya el 70%– y confirmó que la película con mayor taquilla en nuestras pantallas ha sido «Torrente», distribuida por Warner. «Aún en las producciones españolas estamos en manos de nuestro peor enemigo, que supera en cuota de distribución el 80%», afirmó. Según dijo, el cine español vende más entradas fuera y alertó de que el «grado de exigencia tiene que ser acorde con los medios utilizados». Para ello recurrió a un símil futbolístico: «No se le puede pedir a un equipo de segunda o tercera división, con los medios que tiene, que intenten ganar la "Champions"». Por todo ello, Pérez reconoció que la industria cinematográfica española está «al 50 por ciento de su potencial».
Para evitar que ocurra lo mismo en internet que ahora con los circuitos de salas, invitó a la patronal de las empresas tecnológicas, Ametic, a sumar esfuerzos para dar la réplica al portal estadounidense Netflix que, reveló, llegará a España el próximo enero. Según advirtió, este portal, «del que pronto oirán hablar» –aseguró– , «ha roto el orden establecido y desbaratado un reparto de facto entre las poderosas major, las salas de cine y las grandes cadenas de televisión». Asimismo, señaló que ha roto el juego en los Estados Unidos y Canadá, consiguiendo 26 millones de abonados, que serán treinta antes de fin de año, y que pagan entre 8 y 10 dólares al mes (5,5 y 6,9 euros) por acceder a un número ilimitado de películas y series en streaming (se pueden ver directamente en el ordenador o la televisión sin tener que descargarlas).
Y con respecto al canon digital, tan discutido estos días, lanzó una receta: «Propongo que en vez de dar la batalla nos dediquemos a realizar un recorrido conjunto que permita que los que vengan de fuera puedan sumarse a plataformas que nazcan aquí y no al revés, como nos pasa siempre, que sumemos nuestro producto al último furgón de cola».

Una solución para RTVE
El presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles pidió que se solucione la, a su juicio, «preocupante» situación de RTVE tras las dimisión de su presidente, Alberto Oliart. Además apuntó que el ente público debe liderar «ya» la producción audiovisual española. «RTVE ha tenido un papel preeminente en los últimos años como impulsor de la producción audiovisual, pero antes de que acabe la Legislatura debe adoptar un nuevo papel aún mayor de potenciación de nuestro cine: en documental, animación, ficción española, en series, y tv-movies y en cualquier otro formato», afirmó Pérez.