Rajoy se opone a la nacionalización de las entidades financieras

Pide al Gobierno que la reforma de las cajas no sea un varapalo al crédito.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha criticado con dureza los "bandazos e improvisaciones"de la política económica del jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y ha manifestado la oposición de su partido a la "nacionalización"de las entidades financieras porque España ya no está "en la época de las bancas públicas". Al tiempo, ha exigido que la reforma que prepara el Gobierno no sea "un nuevo varapalo al crédito".

Encargado de clausurar la convención que los populares gallegos celebraron este fin de semana en Santiago, el líder popular reprobó que Zapatero actúe "acuciado por los mercados", convencido de que así sólo contribuye a generar "más desconfianza e incertidumbre"puesto que se transmite "la sensación de que no se sabe exactamente qué es lo que se quiere".

Ante unos 2.000 militantes y simpatizantes, recordó que el PP "siempre"ha apoyado al Gobierno en las actuaciones referentes al sistema financiero y garantizó que ahora también está "dispuesto a colaborar". Eso sí, matizó que lo hará siempre que el Ejecutivo "haga caso"de los planteamientos "razonables"de los populares.

"Y les vamos a decir cuáles son las cosas razonables y las prioridades: sanear los balances y ayudar a las entidades financieras que lo hayan hecho, que haya competencia porque es buena y es sana, y que no se haga una reforma de las cajas que sea un nuevo varapalo al crédito", defendió Rajoy, quien alertó de que imponerles "determinadas exigencias de capital"puede suponer "que haya menos crédito".

Por último, remarcó que Galicia cuenta "con una gran entidad financiera"--en referencia a Novacaixagalicia, resultado de la fusión entre Caixa Galicia y Caixanova-- y auguró que la puede tener "para siempre". "Una entidad solvente, seria y que dé crédito", ratificó.