La nueva evangelización centrará el Sínodo de Obispos de 2012

El Papa lo anunció en el rezo del Ángelus dominical en la plaza de San Pedro

El Papa en la misa con la que ha concluido el Sínodo para Oriente Medio
El Papa en la misa con la que ha concluido el Sínodo para Oriente Medio

El Papa Benedicto XVI anunció ayer la convocatoria del Sínodo de Obispos que se producirá en el 2012 y cuyo tema fundamental será «La nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana». Lo dijo durante el rezo del Ángelus que se produce todos los domingos en la plaza de San Pedro del Vaticano en Roma, donde, además, clausuró la asamblea especial para Oriente Medio del Sínodo de Obispos sobre el tema: «La Iglesia católica en Oriente Medio, comunión y testimonio».

En ella, el Pontífice habló también sobre la celebración de la Jornada Mundial de las Misiones, que tiene como lema «La construcción de la comunión eclesial es la clave de la misión». Respecto a este tema dijo que «sorpende la similitud entre los temas de estos dos eventos eclesiales, el Sínodo y la Jornada de las Misiones; y que ambos invitan a mirar a la Iglesia como misterio de comunión que, por su naturaleza, está destinado al hombre, a todos los hombres». Añadió también «que el cometido del misionero no es revolucionar el mundo, sino transformalo y cambiarlo, tomando la fuerza que Jesucristo nos envia cada día».


Clausura del Sínodo de Oriente
Benedicto XVI clausuró ayer el Sínodo para Oriente Medio, donde, ante la necesidad «urgente» de una nueva enseñanza del Evangelio, anunció que la próxima Asamblea General Ordinaria de 2012 estará dedicada a la nueva evangelización para la transmisión de la fe cristiana. «En cualquier momento y en cualquier lugar, también en Oriente Medio, la Iglesia está presente para ayudar y acoger a todo hombre y ofrecerle a través de Cristo al plenitud de la vida»

Ya en español, el Papa saludó a todos los peregrinos de habla hispana allí presentes que le acompañron durante esta jornada de Ángelus, y clausura, en particular, a los fieles peruanos y de otros paísesde Latinoamérica de la Hermandad del Señor de los Milagros de Roma.

Benedicto XVI invitó a todos los allí presentes «a orar al Señor por aquellos que han entregado generosamente su vida a la evangelización de los pueblos, a menudo, entre grandes dificultades».