Más compromiso con la I+D por Ana PASTOR

Más compromiso con la I+D, por Ana PASTOR
Más compromiso con la I+D, por Ana PASTOR

La Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce) ha puesto de manifiesto que, para que España no quede rezagada en relación a otros países europeos hay que invertir en investigación; para que el talento de nuestros científicos, sus ideas, se puedan transformar en innovación hay que tener una estrategia clara y un modelo organizativo que asegure una gestión eficaz y eficiente de los recursos destinados a investigación. El informe de la Cosce confirma que los esfuerzos financieros e inversores no encuentran un buen soporte en nuestro actual sistema de investigación, porque tenemos grandes deficiencias estructurales. Son necesarias reformas para que la inversión sea realmente eficaz, que se traduzca en resultados útiles que resuelven problemas y aportan valor.


Esto no se puede conseguir sin una estrategia integral y completa, dirigida a consolidar y modernizar un sistema español de I+D en aspectos como los recursos humanos, la colaboración publico-privada, la coordinación de los organismos de gestión de I+D y la evaluación rigurosa del valor científico, tecnológico y económico de los resultados. Un caso especialmente evidente del impacto social de una buena investigación lo vemos en el ámbito de la salud. Los avances científicos en el campo de la biomedicina en prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las enfermedades permiten generar nuevo conocimiento aplicable a la lucha contra la enfermedad y que mejore la salud de los ciudadanos.


Me parece especialmente relevante la propuesta de la Cosce de que esa modernización e impulso que necesita la I+D española la lidere una agencia, con unas competencias integrales, que estructure el sistema público de investigación y que garantice los principios de transparencia, calidad y rendición de cuentas y la evaluación del impacto real. Creo que merece la pena apostar por un Sistema de Investigación con una financiación estable y sostenible, cohesionado, con una gestión que incorpore la autonomía y una mayor flexibilidad en la gestión para lograr una mayor eficiencia en la utilización de los recursos y sobre todo, que cuente para todo ello con los excelentes investigadores que tenemos.