Obama recibirá mañana a Hollande en la Casa Blanca antes de la cumbre del G-8

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibirá mañana en la Casa Blanca a su homólogo de Francia, Francois Hollande, antes de la cumbre del G8 que se celebrará en Camp David, a la que ambos asistirán, anunció hoy el asesor de Seguridad Nacional estadounidense, Tom Donilon.

"Obama mantuvo una muy buena relación con el presidente (Nicolas) Sarkozy y queremos tener la misma buena relación con Hollande", quien tomó posesión este martes, insistió Donilon. Obama ya había extendido su invitación al presidente francés el mismo día en el que Hollande obtuvo la victoria electoral, el pasado domingo.

En la reunión, que será a las 11.00 de la mañana local (15.00 GMT), ambos mantendrán "discusiones abiertas"sobre la situación política en Grecia y la evolución del debate económico en Europa, señaló el asesor.

El flamante presidente francés ha abierto en la Unión Europea el debate sobre la necesidad de combinar las políticas de austeridad con medidas de impulso del crecimiento para hacer frente a la crisis económica y financiera.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, informó el miércoles de que el presidente estadounidense defenderá durante la cumbre del G8 -integrado por Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia, el Reino Unido, Estados Unidos y Canadá- que deben combinarse ambos programas de medidas para salir de la crisis con éxito. Para el Gobierno de Obama, hay que adoptar "un enfoque equilibrado"entre austeridad y crecimiento, precisó el portavoz.

Según Carney, ésa será la "recomendación"que hará Obama a sus invitados del G8 en la cumbre que el grupo celebrará este viernes y sábado en la residencia presidencial de Camp David (Maryland), a las afueras de Washington. EE.UU. ha insistido a la Unión Europea (UE) desde el inicio de la crisis de la deuda para que estimule la economía en lugar de estrangularla con ajustes.

El propio Obama afirmó la semana pasada que la situación económica en Europa todavía es "difícil"en algunos países que no tomaron algunos de los "decisivos"pasos que adoptó EE.UU. para hacer frente a la crisis.