Peligro por César Lumbreras

La Razón
La RazónLa Razón

La semana pasada trajo dos noticias importantes en el proceso para reformar la Política Agraria Común (PAC). La primera, que, como los ministros de Agricultura de la UE habían rechazado las propuestas de la Comisión para reverdecer la PAC, que suponen básicamente destinar el 30 por ciento del dinero del llamado sobre nacional a los agricultores y ganaderos que cumplan tres nuevas exigencias en materia medioambiental, el comisario Ciolos decidió flexibilizar esas medidas. Así, se presentó en la reunión del Consejo Agrícola con un documento que fue en general bien acogido, pero, a la vez, considerado insuficiente por la mayor parte de las delegaciones, incluida la española, presidida por Miguel Arias Cañete. Éste rechazó, una vez más, por considerarlo excesivo, ese porcentaje del 30 por ciento.

La otra noticia hace referencia al dinero que se destinará a financiar la PAC. La presidencia danesa del Consejo de Ministros ha presentado, recogiendo ideas de los suecos y británicos, un documento durante las negociaciones sobre las perspectivas financieras para el periodo 2014-20, en el que se pregunta a los estados miembros si estarían dispuestos a admitir recortes en la «pasta» destinada a financiar las ayudas directas, a cuánto debería ascender la reducción cada año y durante cuántos años habría que aplicarla.

Este hecho supone un salto cualitativo muy peligroso en el proceso negociador, ya que hasta ahora no se había planteado esta posibilidad. Francia y España, a las que se han sumado otros estados, pusieron el grito en el cielo y dijeron que, de eso, nada. Vamos a ver por dónde tiran los alemanes, que tienen la llave para abrir o cerrar la puerta. Las próximas semanas podrían ser claves.