Telefónica pide en Valencia facilidades legales para invertir

Su plan de instalar fibra óptica en la capital promete mil puestos de trabajo

La Razón
La RazónLa Razón

VALENCIA- Telefónica invertirá en Valencia 90 millones de euros en un plan para tres años que supondrá la creación de mil empleos directos -en labores de ingeniería, construcción, instalación y comercialización- y facilitará el acceso a su nueva red de fibra óptica. Sin embargo, ésta y otras acciones futuras no serán posibles si los Gobiernos responsables no les facilitan la labor y establecen un marco regulatorio estable para poder continuar con el desarrollo de una compañía que, según admitió su presidente en España, Luis Miguel Gilpérez, ha sufrido una «erosión de ingresos».
La compañía de telecomunicaciones ha elegido Valencia para su nueva etapa de expansión, tras haber desembarcado con el mismo plan en Madrid y Barcelona. En la capital del Turia comenzará en las zonas de Orriols, la Ciudad de las Artes y las Ciencias y el Palacio de Congresos, las «de mayor poder adquisitivo y más nuevas». Las previsiones apuntan a octubre como mes en el que comenzará a comercializarse la tecnología de red fija.
A juicio de la alcaldesa Rita Barberá, la apuesta de la compañía es «por el futuro» de la ciudad y por dinamizar su economía y éste es «el camino inversor para captar talento».
No obstante, el interés inversor de Telefónica para con la ciudad no va más allá, ya que este año tampoco patrocinará el Gran Premio de Fórmula Uno. Según Gilpérez, esta competición no está dentro de las prioridades actuales de la compañía, en estos momentos «más enfocadas hacia los patrocinios sociales». Sin embargo, a pesar de ello, hoy se presentará como nuevo «sponsor» de un proyecto deportivo.
Con todo, Barberá confía en que otras empresas sigan la senda de Telefónica y apuesten por Valencia, una ciudad que en breve, según adelantó la primera edil, tendrá uno de los pocos ayuntamientos «en línea, sin papeles».


«La culpa no es del joyero»
«Un grupo de violentos no puede tener en jaque la libertad de un pueblo». Así justificaba ayer Barberá la interposición de una denuncia por la invasión de la plaza del Ayuntamiento el pasado sábado tras concluir la manifestación del 15M y que obligó a suspender la «mascletà» nocturna en honor a la Virgen. «Hacer creer que la culpa no es de los violentos equivale a decir que cuando se atraca una joyería, la culpa la tiene el joyero por tener una joyería». Barberá no precisó contra quiénes se dirigirá la denuncia ni los cargos que se recogerán en ella.