Este libro está enfermo

«Todo esto para qué»Lionel ShriverAnagrama600 páginas, 24,90 euros.

La Razón
La RazónLa Razón

Una entrega más, se le «huelen» a esta escritora los mimbres periodísticos que sustentan la anatomía de sus relatos. Si en «Tenemos que hablar de Kevin» abordaba la violencia gratuita de ciertos adolescentes, en este libro pide cuentas a la «sociedad del bienestar» sobre las desigualdades y falacias sociales. No es una novela, es el grito sordo de Munch, apto para todos los públicos, excepto para los paladares hipocondríacos.

Shep es un empresario que planea utilizar sus inversiones acumuladas para financiar un tiempo sabático en un paraíso africano. Está en situación de hacerlo hasta que siente que su esposa demora la partida... Pero no es negligencia: ella le revela que padece un mesotelioma peritoneal –rara variante de cáncer– y que él no puede abandonar su trabajo, pues necesita de su seguro médico para costear los tratamientos experimentales. Por si la historia central fuera poco dura, tiene que competir con varias pesadillas médicas adicionales, como los detalles escatológicos del padre de Shep en su nebulosa geriátrica.... La hija adolescente de sus mejores amigos que sufre una «catástrofe a cámara lenta» llamada disautonomía, que hace estragos sobre su presión sanguínea. La reacción hacia la novela es contigua a la esquizofrenia: hay momentos en los que uno no puede enfrentarse a la siguiente página, pero, si se hace el esfuerzo de superar las evacuaciones, arcadas o cuerpos retorcidos, la historia es implacable. Rotunda. Dejando a un lado la denuncia médica de un país «del primer mundo», la política o la economía, hacía tiempo que no leíamos algo tan tenaz y sensato sobre la forma en que respondemos a familiares y amigos sobre sus enfermedades. Es un trago amargo.... Pero merece la pena beberlo.