Mohamed Merah de «barbudo discreto» a presunto asesino en serie

El presunto autor de la matanza en un colegio judío de Toulouse, el francés de origen argelino Mohamed Merah, fue encarcelado a finales de 2007 por la colocación de bombas en Kandahar, en el sur de Afganistán, pero huyó meses más tarde aprovechando una fuga de los presos talibán.

Merah tiene 24 años y trabajaba en un taller de coches como chapista, según publica la revista frances Le Point. Procede de una familia de cinco hermanos y padres de origen argelino. Nació y creció en la ciudad de Toulouse, en una casa de protección oficial, y después se trasladó a una zona más tranquila, en la calle Sergent Vigne, donde ha sido cercado por 300 policías.

También se ha sabido que Merah había intentado entrar en la Legión Extranjera en 2010, aunque fue rechazado al considerar que se trataba de un candidato con una personalidad desequilibrada. En el transcurso de una llamada telefónica que realizó de madrugada a una periodista de France24, Merah dijo que se siente orgulloso de "haber puesto a Francia de rodillas"y que sólo se lamenta de no haber dejado más víctimas por el camino.

Christian Etelin, el que fuera abogado de Merah en varios casos de delincuencia, ha dicho en declaraciones a un canal de televisión que hace dos años se enteró de que su ex cliente se había radicalizado y se había marchado a Afganistán. Antes de ese episodio, Etelin asegura que Merah era una persona "educada y cortés"y que en ningún momento pensó que se llegaría a comportar como un fanático.

Al parecer, durante su estancia en prisión en Afganistán en 2007, de la que se fugó, entró en contacto con reclusos salafistas, con los que también estaba relacionado su hermano, el cual fue detenido esta madrugada. "Tenemos constancia documental de que ingresó bajo nuestra custodia en 2007 por colaborar con los insurgentes, pero no podemos precisar con exactitud cuándo se fugó", dijo a Efe el director del presidio, Ghulam Farouq.

Merah, que asegura pertenecer a Al Qaeda, efectuó dos viajes a la frontera entre Pakistán y Afganistán, en 2010 y 2011, para integrarse en grupos combatientes de talibanes en una región en la que actúa el Movimiento de los Talibanes de Pakistán (TIP), indica el vespertino "Le Monde".

Tras haber sido sometido a entrenamiento por estos grupos, el joven efectuó incursiones en Afganistán para combatir a las fuerzas de la OTAN. En una de esas incursiones fue controlado por la policía afgana en Kandahar, aunque no fue arrestado pese a que su nacionalidad llamó la atención de los agentes, que informaron a los servicios secretos extranjeros, señala el vespertino.

Una vecina de Mohamed Merah le ha definido como "barbudo discreto". Por contra, un hombre que prefiere no identificarse y que participó con él en una fiesta callejera el día del primer asesinato, cuando murió un militar francés, califica a Merah como "basura"y "vago", según recoge la BBC.