La Fiscalía de la Audiencia Nacional investigará a TV3 por «simular» disparar «cuatro tiros» al Rey

La RazónLa Razón

MADRID- «Debería dejarlo y marcharse lejos de aquí, si no, le deberíamos meter cuatro tiros». Ésta frase fue pronunciada por el escritor Jair Domínguez el pasado martes en un programa de entrevista de la televisión autonómica catalana TV3, refiriéndose a Su Majestad el Rey. Ante esa respuesta, la presentadora del programa, Bibiana Ballbé, le pregunta, «¿Pero le dejarías irse?», ante lo cual, el escritor responde: «La violencia siempre es la última opción, es una opción, pero siempre es la última». En ese programa se animaba a disparar contra el Rey, el príncipe Carlos de Inglaterra, el escritor Salvador Sostres y el empresario Fèlix Millet, imputado en el caso del «Palau de la Música».

Ante esos hechos, la Fiscalía de la Audiencia Nacional no ha tardado en reaccionar. Más bien, todo lo contrario. Hoy mismo, el fiscal jefe, Javier Zaragoza, ordenará abrir diligencias de investigación por un delito contra la Corona, según confirmaron a LA RAZÓN fuentes del Ministerio Público, decisión que adopta de oficio.

Esas diligencias se incoan después de que el responsable de la Fiscalía de la Audiencia visionara a través de internet el vídeo completo del programa y llegara a la conclusión de que hay motivos más que suficientes para abrir una investigación y depurar, en su caso, las responsabilidades penales que se hayan podido incurrir. Pese a que TV3 ordenó la retirada inmediata del vídeo, ello no ha impedido que «circule» por la red y se pueda ver el contenido.
Como primera diligencia, la Fiscalía reclamará a la televisión autonómica que le remita una copia íntegra del programa «Bestiari Il.Ilustrat», donde se produjo la citada entrevista y las respuestas más que polémicas del mencionado escritor. Una vez que se analice detenidamente, el Ministerio Público decidirá si practica más diligencias, como por ejemplo, citar a declarar a la directora del programa y al entrevistado.

Una vez que finalicen las diligencias, deberá decidir si las archivas o, como parece más probable en este caso, interpone una querella ante el juzgado de guardia de la Audiencia Nacional, en la que especificará contra quién o quiénes se dirige y el delito que presuntamente se haya podido cometer. En un principio, las fuentes consultadas aludían a un delito de injurias o calumnias por utilizar la imagen del Rey con el objetivo de «dañar el prestigio de la Corona», penado con una multa de 6 a 24 meses.