ANÁLISIS: El cuento de los tres cerditos europeos

ANÁLISIS: El cuento de los tres cerditos europeos
ANÁLISIS: El cuento de los tres cerditos europeos

Son muchos los que acuden al mito del rapto de Europa por Zeus, encarnado en un toro blanco con dotes de galán, para dar algo de lirismo a la tragedia helena. Pero más que a la mitología griega, por apropiado que parezca, resulta oportuno acudir a los cuentos populares para explicar la situación económica que vive Europa. Y ninguna otra fábula como la de los tres cerditos si los PIGS (cerdo en inglés y cuyas siglas son las de Portugal, Italia, Grecia y España) son los protagonistas.Sólo el maquillaje de su situación financiera evitó que los primeros soplidos de la crisis se llevaran los cimientos económicos de paja griega, que lucha por evitar la bancarrota con un déficit en 2009 del 13,6% y una deuda del 125%.A pesar de ver las orejas al lobo, sus vecinos europeos no sólo no han retrasado el rescate a Grecia, debido a las reticencias alemanas, que se ve totalmente fuera de este cuento, sino que están tardando en aplicar medidas más decisivas con el lobo ya a sus puertas. Portugal desde luego no es Grecia, con un déficit del 9,4% del PIB y una deuda del 85% de su riqueza, pero su pérdida de competitividad desde que adoptó el euro y su baja tasa de crecimiento pueden terminar por que pierda los muebles.Y es aquí donde empiezan los problemas para el cerdito español, hasta antes de la crisis seguro con su refugio de «ladrillo».Lusos y españoles comparten males, caída de competitividad y un crecimiento que los analistas prevén inferior al 2% durante los próximos cinco años. Así que si los lobos de los mercados consiguen soplar con Portugal, como están haciendo ya rompiendo históricos, hasta el extremo que han hecho con Grecia, en este cuento económico el cerdito español tampoco se salvará.