El juez acusa a Urdangarín de usar su parentesco con la Casa Real para hacer negocios

Castro dice que utilizó esa «influencia» para «puentear» trámites y obtener adjudicaciones de la Administración

La RazónLa Razón

MADRID- El juez José Castro ha rechazado en un auto notificado ayer inhibirse de la parte de la investigación del «caso Nóos» que afecta a la Comunidad Valenciana (los convenios suscritos con la Generalitat entre 2004 y 2006 por el instituto que dirigían Iñaki Urdangarín y Diego Torres), tal y como le pidieron cuatro imputados. En esa resolución – a la que ha tenido acceso LA RAZÓN– el magistrado fundamenta su decisión en la conexión que existe, en su opinión, entre los hechos investigados en Baleares y Valencia. De hecho, el instructor afirma que «tanto en un sitio como en otro se aprovecha el área de influencia que despliega el parentesco de don Iñaki Urdangarín con la Casa Real para acudir a altas instancias políticas, puenteando escalones y trámites que para cualquier ciudadano serían insoslayables y obtener adjudicaciones de organizaciones de eventos, en ambos casos turístico-deportivos».

Castro continúa con las similitudes para añadir que «con las mismas excusas en uno y otro lado se desprecia la correcta aplicación de la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas». Los convenios firmados en ambas comunidades por el Instituto Nóos, insiste, «son prácticamente calcados» y en todos los casos se aportaron presupuestos «ridículos» que fueron «aceptados sin discusión» por los responsables políticos sin que se preocuparan de descontar de las cantidades pagadas a Nóos «los patrocinios que consiguieron los organizadores».

El juez rechaza así la petición de Luis Lobón, ex secretario de Turismo de la Generalitat Valenciana –a la que se adhirieron otros tres imputados, los ex directores de la Ciudad de las Artes y las Ciencias José Manuel Aguilar y Jorge Vela y Elisa Maldonado, ex directora de gestión de este organismo– de que cediera la competencia en favor de los juzgados valencianos en todo lo que hace referencia a los hechos investigados en esta comunidad autónoma.
Castro niega que actuara por «un imperialista afán instructor» y niega que haya cometido «ninguna usurpación de competencia» dado que, recuerda, ningún juzgado valenciano estaba investigando los hechos cuando él decidió abrir diligencias. Del mismo modo, recalca que no se le ha planteado cuestión de competencia alguna por parte de un órgano judicial. La única partió del ex presidente balear Jaume Matas para que toda la investigación se trasladara a la Audiencia Nacional, una solicitud que fue rechazada.

Por último, el magistrado reprocha a Vela, Aguilar y Maldonado que se adhieran a la petición cuando nunca han mostrado «el menor reparo a esa atribución competencial», una actuación que califica de «extemporánea».