ANÁLISIS Problemas para las familias

La Razón
La RazónLa Razón

¿Qué implica el incremento de la prima de riesgo?
La prima de riesgo se puede entender como una manera de medir el grado de confianza de los inversores en nuestra capacidad de pago. Imaginemos que usted está pensando en comprar deuda pública. A mismo rendimiento, ¿qué preferiría, la tranquilidad de saber que compra a un Estado cumplidor, con una economía sin grandes sustos y pocas posibilidades de sorpresas desagradables, o algo más arriesgado? Claramente, a mismo rendimiento, ¿por qué exponerse a la incertidumbre? La reciente subida registrada implica, por tanto, que el Estado tiene que ofrecer una compensación mayor a los inversores para convencerlos de que adquieran nuestra deuda.

¿Hasta qué punto podría ser peligroso para España?
La importancia de la prima de riesgo va más allá de la mera opinión de los mercados sobre nuestra economía. Una subida significa que una parte mayor de los ingresos del Estado va a destinarse a la deuda, y el dinero que se usa de esta manera no puede dedicarse a otros fines (como pagar pensiones, o financiar el sistema de salud, educación o infraestructuras).
Por si todo esto fuera poco, la bolsa (especialmente en situaciones de alta incertidumbre y volatilidad) puede reaccionar de manera adversa al incremento de la prima de riesgo. Además, en estas circunstancias, los bancos nacionales normalmente se topan con más dificultades para conseguir financiación en el interbancario, lo cual puede afectar su capacidad para proporcionar después crédito, y el precio al que estarán dispuestos a hacerlo.

¿En quién repercute todo este proceso?
Esto repercute en las empresas, que lo necesitan para su funcionamiento, y de manera indirecta puede afectar al empleo del país. También las familias notan en su economía los efectos del posible encarecimiento del crédito y la pérdida de riqueza causada por la bajada de precio de sus activos bursátiles, lo que podría traducirse a su vez en una reducción del consumo.