El agresor del centro de salud se niega a declarar ante el juez

El agresor del centro de salud del barrio de El Naranjo de Fuenlabrada, que responde a las iniciales A.E.B, se negó ayer a declarar en la Comisaría de la localidad y pasará a disposición judicial en las próximas horas, según un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

El atacante, de origen marroquí, pasará a disposición judicial en las próximas horas
El atacante, de origen marroquí, pasará a disposición judicial en las próximas horas

El silencio fue la respuesta elegida por el hombre que apenas un día antes había sembrado el pánico entre el personal y los pacientes del centro de salud. Su irrupción con un hacha en el centro y el posterior ataque a tres empleadas que trataban de evitar como podían los terribles golpes que las han dejado malheridas serán recordados durante mucho tiempo por su virulencia e irracionalidad. Ayer muchos vecinos de la zona y testigos de lo ocurrido continuaban sin dar crédito a las dantescas escenas que se vivieron apenas unas horas antes.

Además del tremendo susto, la preocupación por el estado de salud de las mujeres agredidas era el otro escenario en el que se movían los vecinos de Fuenlabrada. Todas ellas evolucionan favorablemente. Así lo confirmó el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, en un acto para presentar una campaña de divulgación en los centros de salud de Madrid. Una de ellas, Pilar de 55 años, que permanece ingresada en el Hospital Universitario La Paz, se encuentra estable y consciente y su pronóstico es grave, aunque evoluciona favorablemente. Ayer fue operada por un equipo de Neurocirugía que procedió a la reparación craneal (craneotomía parieto-occipital derecha e izquierda), evacuación de hematomas y retirada de esquirlas. Al finalizar esta intervención, otro equipo de Cirugía Plástica reconstruyó la semiamputación de la muñeca derecha, con reparación de tendones, huesos y nervios seccionados , y procedió a la amputación de la tercera falange del dedo medio de la mano izquierda. Otra de las heridas se encuentra en el Hospital 12 de Octubre, en la unidad de Neurocirugía, una enfermera de 46 años que sufrió golpes en la cabeza con arrancamiento del cuero cabelludo. La tercera de las trabajadoras se encuentra ingresada en la Fundación Jiménez Díaz y fue sometida a una intervención quirúrgica en la mano derecha y permanece en Cuidados Intensivos.