Patxi López citará a Sortu si es legalizado

El lendakari, Patxi López, ha pedido a la ciudadanía vasca que mantenga la presión y exigencia democrática sobre ETA y la izquierda abertzale para conseguir el fin definitivo del terrorismo, y ha reclamado a Sortu que rechace con claridad la violencia "pasada, presente y futura"de ETA como forma de despejar la "desconfianza"que persiste en la sociedad. Lo que también ha anunciado es que hablará con el nuevo partido político en el caso de que reciba el visto bueno de los tribunales.

El lendakari compareció hoy ante la prensa en Vitoria
El lendakari compareció hoy ante la prensa en Vitoria

López ha hecho balance de la ronda de contactos mantenida con todos los partidos vascos con representación parlamentaria, y ha reiterado el discurso de optimismo moderado que exhibe desde hace varias semanas: la izquierda abertzale está dando positivos que todos reconocen, pero persisten las dudas y la amenaza de ETA sigue presente.

Para el presidente vasco esta realidad obliga a los responsables políticos e institucionales a continuar trabajando con "serenidad y prudencia"y dar pasos sobre seguro teniendo siempre presente que la debilidad de la organización terrorista y la evolución de Batasuna tienen como origen la política de firmeza y la acción policial y judicial.

A su juicio, no hay que tomar decisiones precipitadas que podrían ser incluso contraproducentes y la puesta en marcha de una mesa de partidos como demandan algunos partidos como PNV o EB es en este sentido innecesaria e inadecuada. Los partidos disponen del Parlamento Vasco para hablar, negociar y alcanzar acuerdos.

"Es una vieja reivindicación que ETA asocia a la consecución de sus objetivos políticos, esos que ha pretendido imponer con el terror. Y no estoy dispuesto, porque no podemos permitir, que esa mesa de partidos se convierta en una ventanilla para pagar un precio por dejar de matar", ha argumentado.

Justicia, verdad y democracia
El lendakari ha planteado que conviene dialogar sobre algunos temas como, por ejemplo, la mejor manera de sentar las bases que refuercen la convivencia y la concordia social una vez que el terrorismo de ETA desaparezca definitivamente. Y ha considerado clave en este sentido que la organización terrorista reconozca el daño causado.

"El fin de la violencia debe implicar un gran esfuerzo para lograr la unidad de la sociedad vasca. Vivimos juntos y vamos a seguir viendo juntos y no podemos permitir que al finalizar el terrorismo surja una nueva frontera que recorra nuestros pueblos, ahondando la división social", ha señalado.

Tras decir que "estamos venciendo al terrorismo y ahora tenemos que ganar la convivencia democrática entre todos", ha sostenido que el futuro y la concordia social post ETA no puede basarse nunca en el olvido y tiene que asentarse sobre la justicia, la verdad y la democracia.

"Justicia para reconocer el daño causado y el sufrimiento de las víctimas". "Verdad para relatar lo sucedido y para que el horror vivido sea un muro contra la intolerancia en el futuro. Y democracia como la casa común en la que podemos habitar todos, con igual libertad e iguales derechos", ha añadido. López ha asegurado que "justicia, verdad y democracia son los tres objetivos que voy a liderar para lograr la concordia en una sociedad vasca libre y solidaria. Y aquí instituciones y partidos, desde la máxima unidad y consenso, tenemos una tarea que realizar, debemos buscar unidad para que la política sirva para hacer avanzar a un país unido y a una sociedad cohesionada".

Para el presidente vasco hay que reconocer que los partidos vascos tienen diferencias en cuanto a la referida mesa de partidos o la urgencia de legalizar o mantener fuera de la ley a la izquierda abertzale. Sin embargo, ha destacado, todos comparten el objetivo prioritario de "lograr el fin de ETA y del terrorismo lo antes posible".

Todos también, ha indicado, valoran los pasos dados por la izquierda abertzale, aunque para algunos, entre los que se encuentra el lehendakari, "deben terminar el camino iniciado y despejar con claridad la desconfianza que, debida a fracasos y engaños anteriores, han instalado en la sociedad vasca. Porque no nos podemos permitir nuevas frustraciones". "Deben ganarse la confianza de los vascos porque otras veces pervirtieron las palabras y rechazado la mano generosa tendida por los demócratas", ha agregado.

Decisión judicial
Tienen que demostrar, en su opinión, que "han roto con el pasado, renuncian definitivamente a la violencia y al terror, y quieren integrase en el sistema democrático asumiendo sus principios y valores, sus normas y sus leyes". Y ha dicho que una forma de demostrarlo sería rechazando con claridad la violencia "pasada, presente y futura"de ETA.

En este punto, ha afirmado que "no soy un tribunal para decir las condiciones que deben cumplir"con el fin de regresar a la legalidad y insistido en que esa competencia es del Poder Judicial. "Deben ser los tribunales quienes de forma imparcial e independiente, sin presiones políticas de ningún tipo, deben decidir sobre la legalidad o no del nuevo partido".

"Deben ser también los tribunales quienes decidan ahora, si cumplen o no los requisitos legales. Y aquí no toca hacer profecías ni actos de fe y corresponde aceptar y acatar la decisión que de la Justicia", ha dicho.

Y ha anunciado en respuesta a preguntas de los periodistas que hablará con los dirigentes y representantes de Sortu en el caso de que los tribunales den el visto bueno a esta nueva marca de la izquierda abertzale. "Yo hablo con todas las fuerzas legales de este país. Hablaríamos (con Sortu) -ha precisado-, no me niego a hablar con ninguna fuerza legal".

López ha cuestionado el sentido de la manifestación convocada para el próximo 9 de abril por varias asociaciones de víctimas del terrorismo contra la legalización de Sortu, y ha admitido que en este tema discrepa de su socio preferente, el PP. Y es que los populares han dicho que apoyan la convocatoria y estarán presentes en la marcha.

Las últimas palabras del lendakari han llamado a los vascos a "mantener el nivel de exigencia democrática que ha forzado a los violentos a dar los pasos que están dando"y manifestar su esperanza de que "juntos podemos avanzar definitivamente hacia el final de la violencia. La democracia ha ganado la batalla y debemos extremar la cautela para no frustrar esta oportunidad". "Y yo haré todo lo posible para que, esta vez, el deseo de todos por lograr la libertad se convierta en esperanza verdadera", ha concluido.