Fini reta a Berlusconi: dimisión conjunta para convocar elecciones

El presidente de la Cámara de los Diputados italiana, Gianfranco Fini, desafió hoy al primer ministro, Silvio Berlusconi, a una dimisión conjunta para inmediatamente convocar unas elecciones anticipadas que pongan fin al "hazmerreír"en el que, según él, se ha convertido Italia.

"Yo no tengo ninguna dificultad para afrontar la cuestión de mi papel como presidente de la Cámara. Aquí no se trata de decir '¿qué dimita yo?, dimite tú'", dijo Fini, ex aliado de Berlusconi, durante la clausura en Milán (norte del país) del acto de constitución como partido de su grupo parlamentario, Futuro y Libertad para Italia (FLI).

"Haríamos ambos un espléndido papel si dimitiéramos para darles a los italianos la oportunidad de expresarse a través del voto. Estoy listo para mañana por la mañana mismo, si Berlusconi toma nota de mi propuesta. Estoy seguro de que a Berlusconi no se le pasará ni por la antecámara del cerebro lo de dimitir", agregó.

Desde el pasado viernes, el FLI, grupo parlamentario surgido de la escisión de los seguidores de Fini del partido de Berlusconi tras la expulsión del presidente de la Cámara Baja, ha venido celebrando en la capital lombarda su acto de constitución como partido, cada vez en una más clara oposición al primer ministro.

"No podemos considerarnos por encima de la ley y sentirnos cubiertos por una absoluta impunidad, ni siquiera si hemos sido elegidos con el 99,9 por ciento de los votos", indicó el presidente de la Cámara de los Diputados.

"No se puede apelar a la soberanía popular y a la investidura del pueblo como amparo y coraza que vaya por encima del artículo 3 de la Constitución"sobre la igualdad ante la ley, añadió Fini, convertido ahora en el enemigo político número uno de Berlusconi.

Entre los motivos del enfrentamiento del FLI con el jefe del Ejecutivo figuran sus escándalos, entre ellos el caso Ruby, por el que la Fiscalía de Milán pide el enjuiciamiento de Berlusconi por supuesta concusión e incitación a la prostitución de menores y que ha llevado a la oposición a pedir, una vez más, su dimisión.

El hazmerreír de occidente
Lo que está ocurriendo en Italia "es motivo de dolor para todos los electores que se identifican también desde el extranjero con el centroderecha e, incluso, motivo de embarazo para muchos dirigentes"del Pueblo de la Libertad (PDL), el partido de Berlusconi, dijo Fini, en una comparecencia retransmitida en directo por televisión. "Nos hemos convertido en el hazme-reír del mundo occidental por comportamientos que nada tienen que ver con las dinámicas políticas", añadió.

El ex aliado de Berlusconi, quien dijo que los políticos no pueden atacar a los magistrados y que vio cómo un espontáneo saltó al escenario durante su discurso, apostó además por rebajar el nivel de tensión que vive la política italiana en las últimas semanas y por demostrar un "profundo respeto hacia las instituciones".

"Existe un clima poco simpático en el país. Parece casi que se puede tocar con la mano el hastío y el odio. Basta con estos fingimientos y mentiras", apuntó Fini, quien abogó por "archivar"a Berlusconi concienciando al electorado y no esperando "el éxito de los procesos judiciales".

Poco después de ser proclamado presidente del FLI, Fini anunció que se "auto-suspendía"del cargo porque, dijo, "no se pueden poner juntos el papel de político y el de presidente de la Cámara de los Diputados".