Huelga de taxis pese al acuerdo

Lo que para unos es un acuerdo histórico, para otros es sólo «una cortina de humo». El gremio de taxistas están, una vez más, divididos a pesar de que en el fondo solicitan lo mismo: regulación horaria para el sector, que como toda pequeña empresa ha sufrido especialmente la crisis económica

El pacto contempla que los taxis trabajen un máximo de 16 horas al día
El pacto contempla que los taxis trabajen un máximo de 16 horas al día

Francisco Esteban, presidente de Agetaxi –la asociación que ha convocado la manifestación por la regulación horaria del taxi para el próximo 22 de febrero– no confía en el «principio de acuerdo» al que llegaron el Ayuntamiento de Madrid y las dos asociaciones mayoritarias, Gremial y Federación Profesional del Taxi. «Es una cortina de humo para tratar de abortar la manifestación», denunció. «Creeré que hay un acuerdo cuando vea un documento oficial firmado, mientras, son sólo palabras», puntualizó Esteban, asegurando que la manifestación « sigue en pie».

El gremio solicita que cada vehículo pueda trabajar un máximo de 16 horas diarias o, lo que es lo mismo, que cada taxi permanezca, al menos, ocho horas de inactividad al día. Se trata de evitar el exceso de oferta de vehículos que hay en Madrid y así también «combatir» lo que muchos taxistas consideran una injusticia en estos tiempos de «vacas flacas». Actualmente los taxistas se rigen por un sistema de libranzas basado en las licencias, lo que permite que un vehículo circule las 24 horas del día. Juan Carlos, taxista desde hace 18 años, se queja de que esto permite a «algunos privilegiados» adquirir varias licencias «a nombre de familiares» y así «tener un taxi funcionando todo el día». «Un autónomo no puede competir contra eso», apuntó. El coordinador de Movilidad, Fernando Autrán, explicó ahora se estudiarán los «flecos» del «histórico» principio de acuerdo, salvaguardando los intereses de autónomos, empresarios, asalariados y usuarios. Será un acuerdo revisable anualmente al tratarse de una medida coyuntural.


Ocho horas de inactividad en cada vehículo
El principio de acuerdo al que llegaron ayer el Ayuntamiento y las dos asociaciones mayoritarias del sector limitará a un máximo de 16 las horas en las que un taxímetro pueda funcionar. Según José Luis Funes, presidente de la Gremial, ahora hay que estudiar la fase técnica del proyecto. «Hay que diseñar un programa informático que se inyectará en los taxímetros –al igual que las tarifas– para que, como mínimo un taxi permanezca inactivo ocho horas al día», explicó.