Moliner apuesta por «no defraudar» y «devolver el prestigio a la política»

CASTELLÓN- El recién nombrado como presidente del PP en la provincia de Castellón, Javier Moliner, aseguró ayer durante el Cónclave que no está dispuesto a «defraudar» a los militantes. En este sentido, explicó que su proyecto se centrará en «devolver el prestigio» a la política.
El único candidato a relevar a Carlos Fabra, que ha sido líder del PP castellonense durante 22 años, dedicó precisamente sus primeras palabras a su predecesor. «Fabra, con su fuerza y su compromiso nos ha llevado al éxito y nos ha hecho estar siempre unidos. Ha sabido poner el partido por delante de todo y llevar Castellón como bandera».

Moliner, que fue elegido con un apoyo cercano al 98 por ciento de los votos, aseguró que no va a perder «la misma ilusión» con que firmó su hoja de afiliación hace 19 años. Según explicó, su objetivo es «no renunciar al mejor futuro posible», ya que para él, la clave del éxito es no rendirse nunca.

En su proyecto, el PP será un partido «al servicio de la sociedad, que sea el motor de cambio para que vuelva a traer a la provincia la ilusión y la esperanza».

«Nuestro reto es corregir errores y ser más eficaces que antes, más transparentes, mejores gestores, más cercanos, más humildes y más responsables».

Moliner hizo hincapié en que el partido «debe ser un foro abierto de participación a todos, donde quepa la crítica y la autocrítica». Sin embargo, explicó que «lo más eficaz es mirar a los ojos a los ciudadanos y contarles que nuestro proyecto político es el único que puede estar a la altura de las circunstancias».

Su nuevo equipo estará encabezado por la consellera de Infraestructuras, Isabel Bonig, a quien le confió la Secretaría General. El coordinador general de Organización y Electoral será Luis Martínez y el coordinador general de Acción Política y Comunicación, Miguel Barrachina.
La lista contempla como vicesecretarios a Andrés Martínez, Francisco Martínez, Mario García, Vicent Sales, Nieves Martínez y Manuel Cervera.

 

«No fue acertado, pero no dimitiré»
¿Habrá pensado en dimitir la diputada popular Andrea Fabra, que exclamó «¡Qué se jodan!» en el Congreso de los Diputados cuando Rajoy anunció los recortes para las prestaciones de desempleo? Según explicó ayer, no. «Mi reproche fue poco afortunado e impropio de mí, pero iba dirigido a la bancada socialista y en concreto, a un diputado y a sus constantes insultos».