MENÚ
lunes 27 mayo 2019
12:58
Actualizado

La Generalitat anuncia una «nueva ofensiva» para primar el catalán

Mascarell asegura que el Estado es la amenaza más grande contra la lengua propia

  • Ferran Mascarell, conseller de Cultura de la Generalitat, pidió al Gobierno que se implique con el catalán
    Ferran Mascarell, conseller de Cultura de la Generalitat, pidió al Gobierno que se implique con el catalán

Tiempo de lectura 4 min.

12 de diciembre de 2011. 23:21h

Comentada
13/12/2011

BARCELONA – El conseller de Cultura, Ferran Mascarell, no sabe si ver «el vaso medio lleno o medio vacío», en lo que se refiere a la normalidad lingüística del catalán. En su opinión, existe una gran amenaza para que esta normalidad sea definitiva, y se llama Estado. «Sigue haciendo una política contraria a lo que dice la propia Constitución. Las políticas del Estado son profundamente contrarias al catalán, al interés de Cataluña, y a lo que dice el Estatut», aseguró ayer en un almuerzo coloquio en torno a las políticas lingüísticas. Por ello, anunció que para 2012 su departamento iniciará «una nueva ofensiva», que quiere situar al mismo nivel con España la reivindicación por la lengua que la del pacto fiscal.

Una batalla
Según remarcó Mascarell, «la batalla definitiva» por la normalización del catalán no está ganada y arengó al Gobierno a que trate al catalán como lengua propia y no como un hecho anecdótico de una parte del Estado. «Con los impuestos que pagamos, invertimos más en la lengua castellana que en la lengua catalana y no hace falta decir que el Estado invierte muy poco, por no decir nada, en el catalán», señaló Mascarell. Por ello, pidió corregir esta situación y que el nuevo Gobierno cree políticas concretas en favor del catalán. «Nadie debería dudar que el pueblo catalán es suficientemente grande y adulto como para desplegar una política correcta sobre el catalán sin negar el castellano u otras lenguas del mundo», afirmó.

El conseller avanzó una agenda para 2012 de 15 puntos para llegar a la «normalización» del catalán, asegurando que tienen que cubrir las debilidades sectoriales que en estos momentos tiene el idioma. En este sentido, apuntó al mundo de la empresa, las comunicaciones audiovisuales, las nuevas tecnologías, la judicatura, los jóvenes, los inmigrantes, las relaciones con otros territorios de habla catalana, incluso el apoyo al uso del occitano y el aranés en el Valle de Aran, lengua que hablan a penas 7.000 personas. «Nuestros problemas no los generamos nosotros mismos. El problema de la sociedad catalana es la falta de herramientas y de soberanía. Estamos discutiendo básicamente esto, la capacidad de decisión», afirmó Mascarell, que pidió al futuro Gobierno de Mariano Rajoy que «entienda que el tema de la lengua no es un capricho, es una realidad».

Según el último Informe de Política Lingüística de 2010, el 94,6 entiende el catalán, el 78 por ciento lo sabe hablar, el 81 leer y el 60 lo saben escribir, datos que Mascarell aseguró están por debajo del uso del castellano. Para el conseller, las grandes debilidades de la lengua catalana se resumen en tres puntos: la relación del catalán con el poder político, la idea del catalán como lengua de prestigio asociado a una cultura de excelencia, y la idea de que el catalán es una lengua de todos, vehiculadora de oportunidades para todos aquellos que vivan en Cataluña. «Ninguno pone el acento en nuevas legislaciones. Ya hay mucha legislación sobre la lengua, pero sí ponemos el acento en la necesidad de desplegar políticas sectoriales un poco más precisas», dijo Mascarell.

Dentro de esta agenda de prioridades, el conseller destacó la presencia del catalán a nivel europeo, pero volvió a exigir la implicación del Estado. «Europa no avanzará en el catalán hasta que España no avance en el catalán. No hay ninguna dificultad por parte de los europeos en términos generales», dijo Mascarell. Otra de las medidas estrella de su «ofensiva» es potenciar la agenda internacional del Institut Ramon Llull y la convocatoria para 2014 del tercer Congreso Internacional de la Lengua, después de los realizados en 1906 y 1986. «Hay que aspirar a la igualdad en materia de lengua», concluyó.


5 puntos clave de la agenda
1/ Inmigración
El número extranjeros en Cataluña en 2010 fue de 1.314.000, un 17,5 por ciento de la población. El reto es hacer del catalán una lengua de todos y su principal vehículo de expresión.
2/ Jóvenes
La globalización ha hecho que los jóvenes crean que las lenguas de gran extensión, como el español o el inglés, son más útiles.Mascarell propone una política lingüística pensada sólo para jóvenes.
3/ Nuevas tecnologías
El catalán está dentro de las 64 lenguas más utilizadas en Twitter. Desde el Icic se quiere trabajar para reforzar la presencia del catalán en el mundo digital y las nuevas tecnologías.
4/ Empresa
La empresa también identifica el uso de lenguas generales como positivo, como si hubiese más trabajo. Se insistirá en el consumo, el turismo y el mundo cinematográfico.
5/ Justicia
En 2010 se emitieron 37.000 sentencias en catalán, 2.300 menos que en 2009. En español fueron 221.000. Trabajan con la conselleria de Justicia para cambiarlo.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs