El día que el Congreso se trasladó a twitter

Ya les dije que este planeta creativo se convertiría en pieza clave de la comunicación política y que quien no estuviera aquí, quien no supiera debatir con gracia y soltura, quien no tuviera la frase justa en el segundo exacto, desaparecería del mundo real. Ayer empezó la cosa. En las certeras crónicas de los analistas de LA RAZÓN habrán leído cómo se las gastaron en el hemiciclo.

La Razón
La RazónLa Razón

Parece que Zapatero continúa erre que erre sin convocar elecciones: él verá cuántas líneas de aborrecimiento quiere leer en su entrada en el «Espasa». Mi misión es contarles que este universo de espontaneidad tuvo a no menos de veinte diputados twiteando en directo la sesión, cada cual con su rima. Fue increíble vivir el debate a través de Twitter. Esto no se podía hacer hace un año... Desde @GLlamazares: «Zapatero ignora la fractura social y la indignación ciudadana. reactivación y reformas o recortes es su camino hacia ninguna parte», hasta @ElenaValenciano: «Rajoy lleva pidiendo elecciones desde 2004!!! en 2008, las hubo, y las perdió! Le va a volver a pasar...no se puede ser tan irresponsable!!», o @matrujil: «Las demandas sociales son parte de la fisiología de nuestra democracia y no una patología», pasando por @gonzalezpons: «El mismo que se cargó la ley de techo de gasto del PP en las Administraciones, ahora dice que vuelve a ella #den2011».

Añadan a todos los periodistas del Congreso, como @maria_rey: «El debate se calienta. Zp grita. El psoe le aplaude, el pp abuchea...y seguimos sin aire acondicionado», y analistas especializados como @I_Garay: «España es hoy un país con paro sin esperanza y con muy malas expectativas. Si el presidente no sabe esto, ¿cómo va a ponerle solución?». Y sumen a miles de ciudadan@s, cada cual de su parroquia. Para quienes creemos en las nuevas fórmulas de comunicación, el debate de ayer transcrito a través del móvil fue brutal: este planeta creativo se estaba informando al mismo tiempo que obteniendo la opinión enfrentada de los mismos protagonistas que estaban allí, ¡¡¡en sus escaños!!! Es más: al poco de iniciarse el discurso de Zapatero, ya tuvimos el texto completo y lo seguimos frase a frase... ¿Qué puedo decir del estado de la Nación?: que esto ha evolucionado y lo pudimos vivir segundo a segundo. Opinión a opinión. Rabia a rabia... ¿Leímos lo que pasó? Sí, pero no sólo eso: teníamos en la mano lo que ocurría y ¡lo que sentían! España en vivo y en directo... ¡Mundial!