MENÚ
miércoles 23 octubre 2019
17:08
Actualizado

De todo corazón

El programa que pudo haber sido para Mariló Montero por Jesús Mariñas

  • Montero presenta las mañanas de TVE
    Montero presenta las mañanas de TVE

Tiempo de lectura 2 min.

12 de septiembre de 2012. 21:19h

Comentada
13/9/2012

No se habla de otra cosa. La entrevista que el martes hizo Mariló Montero a Anne Igartiburu va de boca en boca y supone un rurún jocoso. Muchos lo tomaron como cachondeo amistoso entre las dos estrellas de TVE. Aunque no tenían una gran amistad, no dejaban de saludarse si venía al caso. Lo de la ex de Carlos Herrera parece un ataque desmedido, una agresión innecesaria hacia Anne, incluso una descalificación, sobre todo al considerar que su compañera podría «estar oxidada por tantos años dando paso a vídeos». Lo mismo que podríamos decir de Mariló y sus conocimientos gastronómicos con libro culinario lanzado a bombo y platillo.

Áspera como pocas veces –o tensa como se mostraba en sus últimos años con el presentador metido a restaurador asociado a Fran Rivera en un proyecto sevillano para el que tiene más posibilidades José Mari Manzanares, nuevo en esas lides–, la presentadora de las mañanas desplegó una especie de furia, cabreo o resentimiento al ver que daban a Anne la tarde de la cadena pública. Algo que, sin duda, le fastidió, quizá porque se lo habían prometido cuando allí mandaba su novio, Santiago González, directivo de TVE.  Una conducta impropia, chocante y casi hilarante por lo que evidencia de celos y fastidio. Anne no sale del asombro, ella siempre tan conciliadora y reservada con su vida, poco amiga de meterse en camisa de once varas. El vídeo circula por todas las redes y representa insolidaridad, rebote y mal perder. No es el caso de Maribel Verdú, que acaba de presentar su biografía con sólo 42 años, que cumplirá el 2 de octubre. Nació el mismo día que la Dúrcal. Fue un acto con mucho morbo, ya que todos ansiaban preguntarle sobre la reciente muerte de su suegro, Carlos Larrañaga. Pero nadie osó rozar un tema que podría ser escabroso. Mejor centrarse en su vida, obra y milagros.
 Maribel reconoció «ir siempre a contracorriente» y , como más de uno, comentó que no entiende el desapego colectivo al cine español. Eso sí, no dijo si le parece bueno, malo o regular. Y dio las gracias a México y Argentina por cómo la tratan allí. «El laberinto del fauno» fue su primera experiencia con marcha triunfal.

La actriz ha dejado su piso de Alcalá –que tenía una espléndida vista sobre el Retiro– harta del ruido y el polvo. Ahora vive al otro extremo del parque, en una zona más retirada. Sobrevoló el tema de Larrañaga, su larga agonía y su desaparición tras repetidos «está estupendo». Misterio por descubrir. «Si a los 40 años ya lanzas una biografía, ¿qué guardas para los 70?», le preguntaron. «Cuando llegue ese momento contaré lo que ahora he callado», contestó. Se trata de un libro testimonial con detalles personales como  el hecho de que «Amparo Rivelles, tía de mi marido, me regaló una sortija de su colección».

Ahora, Maribel también es aplaudida por su nueva película, «Blancanieves», que se encuentra en la terna española candidata al ansiado Oscar.
 

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs