Jane Badler (Diana en «V»): «Mi marido me decía: "Tienes que soltar a Diana"»

Ahora más que nunca «Están entre nosotros». La lagarta más mala entre las malas se paseó por Madrid, enfundada en piel humana, y acudió al flamenco y a numerosas fiestas para presentar su aparición en la segunda temporada del remake de «V» en el canal TNT, que se estrena hoy.

Jane Badler (Diana en «V»): «Mi marido me decía: "Tienes que soltar a Diana"»
Jane Badler (Diana en «V»): «Mi marido me decía: "Tienes que soltar a Diana"»

-¿Que pensó cuando se enteró del «remake» de la serie «V»?
–Realmente no sé lo que sentí. Estaba algo molesta, hay algo muy especial en la serie original, pero pensé que tenía que formar parte de alguna manera. Así que llamé al productor y le dije que iba a estar casualmente en Los Ángeles y no era verdad. Me fui desde Australia hasta allí. Conocí al productor y entonces lo cambiaron, y tuve que hacerlo todo otra vez. Me hicieron pasar un casting y me dieron el papel. Cuando hice la audición estaba muy pesada y mi marido me dijo: «Suelta a Diana, tienes que soltarla», pero no pude, y ahora aún menos, es muy extraño.

-¿Cómo fue reencontrarse con el personaje veinte años después?

-Fue maravilloso volver después de haber vivido en Australia con una industria muy distinta. Allí las cosas no tienen mucho glamour y volver y ser considerada como una estrella está muy bien, me tratan con mucho respeto. Mi personaje es distinto, es más madura, paciente, con mucha dignidad y sabia, pero, aún así, sigue siendo ambiciosa e implacable.

-Interpreta a la madre de la líder actual, ¿cree que Anna (Morena Baccarin)es digna sucesora de su papel de mala?

-Sí. Creo que es muy buena sucesora. Es maravillosa cuando actúa. Yo me quedo enganchada. Creo que en el personaje de Anna es importante que haya conflicto, para que alguien pueda hacerle frente, para darle más dimensión, y por eso me trajeron. Con su madre ella es vulnerable.

-¿Es cierto que se reencontró con Dónovan (Marc Singer) en la nueva serie?

-Sí, Marc aparece al final, como el líder de una gran organización mundial que lucha contra el terrorismo. Sigue siendo el héroe y yo la lagarta. Sólo nos encontramos en el set de maquillaje y en el bar del hotel y tomamos algo.

-Sobre el estilismo de aquellos años ¿Es mejor ahora?

-Creo que es tan divertido mirar atrás y ver la moda de los ochenta, es muy «kitch». Pero me gusta porque yo tenía mi traje de dos piezas ajustado, apretadito. No creo que las vistan así, la ropa no es tan sexi. Yo lo veía muy futurista, más contemporánea. Ahora, en la serie, llevo años en una mazmorra, la ropa sí es antigua pero llevo unos zapatos rojos de lagarto. Parece que he comprado en Prada durante mi cautiverio.

-Habrá comido cosas muy raras ¿Qué la vermos comer en la serie en esta ocasión?

-Probablemente lo más raro que he comido haya sido una cucaracha o escarabajo recubierta de chocolate. En la serie nadie come nada raro excepto algo que come Morena. Sólo hacemos algunas cosas graciosas con los colmillos y hay un final maravilloso, y muchas sorpresas.

-Ahora, viendo su carrera, ¿cree que la marcó el personaje?

-Si, creo que sí. Para mi fue muy difícil porque la popularidad creció con el tiempo y en el momento estaba encasillada hasta que llegó «Misión imposible» y me fui a Australia. Fue como empezar de nuevo como actriz y acabé haciendo obras de teatro, cosas pequeñas y algunas con muy poca gente. Fue difícil ,pero bueno para mi.

-Entre todo esto tiene tiempo para cantar.

-Me encanta que todo el mundo me pregunte por la música, porque es una parte importante de mi vida y siempre he cantado. Con los años volví a la música y empecé por cabarets y ahora estoy trabajando con un compositor. Grabamos en estudio una música muy irónica. El primer álbum era muy indie, el segundo es más jazz y fusión. Es como un personaje que he creado.

-¿Por qué parece encantadora pero siempre hace de mala?

- En mi vida real soy agradable y muy amable y me encanta la gente así. Para mí la interpretación es poder ser otra persona y hacer todas las cosas que no puedes en la vida real. Es fantástico encarnar a un malvado, porque te sientes con mucho poder.

-¿Qué le parece la cantidad de fans que tiene?

-Es muy interesante y esto se ve en las convenciones como «Come con» y en internet, donde puedes ver y sentir todos esos fans. Antes no había nada de eso. Estoy muy involucrada con ellos, les aporto mucho. Yo respondo por Facebook, Twitter. Tengo muchas maneras de conectar con los fans que me apoyan y lucharon mucho para conseguir que volviera a la serie.

-¿Cree en los extraterrestres»

-Sí claro que creo. No pienso que tengan nuestra apariencia. Quizá sean mosquitos, es una cosa muy extraña.

El fenómeno icónico
Badler no sabía que en España es todo un icono de los 80. «Hasta que alguien me dijo que en esa época sólo habia dos canales y todo el mundo veía la serie. Si lo hubiese sabido hubiera venido antes», cuenta riendo. Y tampoco sabe de las leyendas urbanas sobre comer ratones: «Grabar esa esa escena fue un proceso muy díficil, tardamos dos días. Yo en el momento pensaba que porqué hacíamos aquello, y ahora se que es la escena que todo el mundo recuerda». Ya había visitado nuestro país y no varía su impresión: «Les gusta pasárselo bien, comer beber y la música. Ahora quiero ver arte y conocer los diseñadores, oir música y comer muchas tapas». En cuanto a los fans dice que «muchos me piden salir, preguntan si estoy soltera o casada», asegura.