ANÁLISIS: Cómo afectaría a España por J R Pin Arboledas

La Razón
La RazónLa Razón

La salida de Grecia de la moneda única supondría un antes y un después para la eurozona. De producirse, se podría considerar como un toque de atención para las instituciones europeas porque, hasta ahora, nadie sabe lo que es salirse del euro.

- ¿Qué supone para Grecia dejar atrás la moneda única?
– El Gobierno fijaría una nueva moneda que automáticamente sufriría una devaluación profunda, lo que se traduciría en un empobrecimiento relativo de los griegos respecto al resto de los europeos. Por un lado, la devaluación iría acompañada de una inflación de precios galopante y de la pérdida del valor de sus activos y sus rentas. Pero, por otro, sus productos se volverían competitivos y aumentaría la exportación.

- ¿Cuáles serían las consecuencias para la eurozona?
– Supondría el fracaso de las instituciones europeas en el entendimiento con uno de los países que forman la zona euro. Sin embargo, el pueblo griego ha demostrado su voluntad de no responsabilizarse de lo que significa tener una unión monetaria, que lleva consigo unos compromisos fiscales.

- ¿Qué ocurriría en España?
– Portugal e Irlanda han tenido un rescate y ninguno tiene en su horizonte cercano la salida del euro. Pero, si Grecia resultase a medio plazo beneficiada, estos países se lo plantearían. Y lo mismo ocurriría con una parte de la opinión pública española. A medio y largo plazo se puede producir una inestabilidad de la unión monetaria. Pero, a corto plazo, los inversores internacionales podrían temer una situación similar en España o Italia, y la prima de riesgo se dispararía.

- ¿Cómo evitarlo?
– Las instituciones europeas tendrían que dar señales inequívocas de que van a ayudar a estos países. No sólo en la estabilidad de su deuda pública, sino también con un plan de relanzamiento de sus economías a través de inversiones.

- ¿Cuánto le costaría a España la salida de la eurozona de Grecia?
– La cifra es difícil de calcular, pero se puede hacer una aproximación. Si los 70.000 u 80.000 millones que suponemos tendría España en deuda soberana sufrieran un aumento del tipo de interés de dos o tres puntos, coste extra sería de más de 2.000 millones de euros, sólo por este concepto. Pero además, habría otros factores. La incertidumbre que se produciría, haría que no vinieran inversores extranjeros a España y que los que estan se fueran por miedo a una devaluación o hiperinflación del euro. Por lo que podríamos hacer un cálculo anual de que la salida de Grecia le costaría a España unos 30.000 millones de euros, algo que las instituciones europeas deberían tener en cuenta.

- ¿Podría haber una rutpura total de la moneda única?
– No, porque para los alemanes y europa central, la unión monetaria es muy beneficiosa. Entre otras cosas, Alemania tendría el marco nuevo, que sería más fuerte, pero eso le produciría problemas a la hora de exportar, no sólo en Europa sino a nivel mundial. Por tanto, los alemanes se están beneficiando de tener una moneda más débil que si tuvieran una moneda nacional. Lo que podría ocurrir sería una reducción del área monetaria, pero nunca una desaparición

- ¿Existe algún aspecto positivo en la posible salida de Grecia?
– Vistos los efectos perniciosos en cadena que se podrían producir, por fin reaccionarían la zona euro y sus dirigentes. Se irían algunos tabúes, como la interinflación de los alemanes, y eso daría lugar, por ejemplo, a la utilización de los eurobonos o a la inyección de liquidez por parte del BCE y a la elaboración de un plan de inversiones en infraestructuras por parte del BEI, y eso sería, a corto plazo, bueno para España.

J. R. Pin Arboledas
Profesor del IESE