Benedicto XVI: «Dios no excluye a nadie ni a pobres ni a ricos»

El Papa Benedicto XVI aseguró hoy que "Dios no excluye a nadie, ni a pobres, ni a ricos"en su homilía durante la tradicional ceremonia dominical del rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro.

 "Dios no se deja condicionar de nuestros prejuicios humanos sino que ve en cada uno de nosotros una alma que puede salvar y se fija especialmente en las que se juzgan pedidas", añadió.

Benedicto XVI realizó esta afirmación tras recordar la lectura de la Biblia de hoy sobre la conversión del rico recaudador de impuestos, Zaqueo.

"Jesucristo, añadió el Pontífice, quiere siempre salvar al pecador, ofrecerle la posibilidad de rescatarse, de comenzar desde el inicio, de convertirse".

Benedicto XVI recordó que aunque en otro pasaje de la Biblia se dice que "es difícil que un rico entre en el Reino de los cielos. En el caso de Zaqueo se observa que aunque algo parezca imposible se puede realizar".

En su mensajes a los peregrinos de lengua española, el Papa invitó a los fieles "a salir al encuentro de Jesús"como hizo Zaqueo, porque "delante de Dios no hay nadie demasiado pequeño".